Antonio Banderas y su novia, Nicole Kimpel, han puesto a la venta su mansión de Cobham por 3,5 millones de euros tan solo seis años después de comprarla. De encontrar un nuevo comprador sería un negocio redondo para la pareja, que ganaría en la transacción 400.000 euros


Antonio Banderas poco a poco se va desprendiendo de sus propiedades fuera de territorio español, lo que hace indicar que su futuro estará en su país de origen, especialmente en su Málaga natal donde cada vez pasa más largas temporadas. Así lo ha vuelto a demostrar al deshacerse de una de sus casas más peculiares, la que posee en el condado de Surrey, concretamente en la localidad de Cobham, ubicado a tan solo 30 kilómetros de Londres, la capital británica. El actor malagueño ha decidido colgarle el cartel de ‘se vende’ a esta mansión prefabricada que compró hace tan solo seis años atrás junto a su novia, Nicole Kimpel.

Corría el año 2015 cuando Antonio Banderas decidió invertir de nuevo en una mansión de lujo, esta vez en lo que se considera el Beverly Hills británico, debido al lujo que se respira por sus exclusivas calles y lo adinerado de sus convecinos. La casa les costó 3,1 millones de euros y ahora la pareja ha decidido hacer negocio a la hora de buscarle un nuevo dueño que le saque un mejor provecho a sus exclusivos detalles, al pedir por ella 3,5 millones de euros. De cerrarse el acuerdo según lo esperado, Antonio Banderas y su chica esperan haber ganado 400.000 euros tan solo con esperar seis años mientras disfrutaban de ella. Ni tan mal.

Foto: Gtresanto

La compra de esta casa por parte de Antonio Banderas y Nicole Kimpel tuvo lugar en los inicios de su relación, en 2015, y tras la firma del divorcio del actor con Melanie Griffith. Se trata de una mansión de 500 metros cuadrados distribuidos en tres plantas con un cuidado diseño minimalista con aires industriales con vigas vistas en el que priman los espacios abiertos, especialmente luminosos al no contar con las barreras arquitectónicas que suponen las paredes. En su lugar, grandes cristaleras ofrecen una visión a los espectaculares jardines que rodean la vivienda.

Como cabría esperarse al ser una vivienda exclusiva en una de las zonas más elitistas de Cobham, la decoración es uno de los detalles en los que más mimo se ha puesto. Las cinco habitaciones con las que cuenta la mansión han sido estudiadamente decoradas, una de ellas a modo de suite con baño privado y su propio balcón desde el que atisbar el horizonte. Eso sí, prima la intimidad y es que esta casa que parece fundirse con la naturaleza de la campiña británica, rodeada de vegetación que evitar que miradas ajenas se posen en sus moradores y hagan de su disfrute toda una experiencia para sus futuros dueños, los cuales deberán encontrar los 3,5 millones de euros que Antonio Banderas y su novia piden por ella. Un lujo no apto para todos los bolsillos, pero sus cualidades bien merecen la pena. Si no, echemos un vistazo a las fotografías que desde la inmobiliaria que se ha hecho cargo de su venta ofrecen a continuación. Nos conformamos con ver cada estancia e imaginarnos pasar aquí los días a cuerpo de rey…