Álex Lequio ha fallecido a los 27 años en el Hospital de Barcelona después de más de dos años luchando contra el cáncer. Repasamos su dura batalla.


Ana Obregón y Alessandro Lequio viven este 13 de mayo de 2020 el peor día de su vida. Su hijo Álex Lequio ha fallecido a los 27 años después de una larga lucha contra el cáncer, sin embargo, el joven jamás se rindió. Una batalla que ha lidiado durante más de dos años y cuyo comienzo está fechado el 9 de abril de 2018. El hijo de la actriz y el italiano permanecía ingresado en el hospital de Barcelona desde hacía aproximadamente dos meses, ciudad en la que estaba recibiendo tratamiento para vencerlo. Allí se encontraba junto a su familia y pareja, quien le ha acompañado hasta el último momento, pero ¿cómo fue su batalla contra esta enfermedad? Comencemos por el principio.

El día 9 de abril está marcado a fuego en las mentes y corazones de Álex Lequio y su entorno más cercano. Ese día fue cuando comenzó su lucha contra el cáncer, esa enfermedad con la que llevaba batallando ya dos años y que, aunque a veces le dio alguna que otra tregua, ha seguido presente en su vida hasta el final. A pesar de que al principio tanto él como sus padres se mantuvieron muy reacios al hablar de este tema, nunca han ocultado la lucha que han mantenido contra esta enfermedad.

Álex Lequio se marchó a Nueva York a comenzar un tratamiento

Fue a principios de abril del 2018 cuando Álex Lequio junto a sus padres fue fotografiado entrando al hospital Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York. Unas imágenes que causaron un gran revuelo, dado que entonces no había trascendido la enfermedad del joven, que en aquel momento vivía en Estados Unidos tras haber estudiado en la universidad e iniciar una andadura empresarial por sí solo. Fue en ese instante cuando la vida no cambió solo para el joven, sino también para su madre. Los suyos dejaron de lado su vida, pararon en seco sus trabajos y aunaron sus fuerzas para que Álex Lequio estuviera en las mejores manos. De hecho, la actriz, Ana Obregón, canceló todos sus compromisos profesionales para centrarse en cuidar de su hijo. La actriz se marchó a vivir a Nueva York con él donde estuvieron recibiendo el tratamiento médico, mientras que su padre, Alessandro Lequio, vivía a caballo entre la ciudad de los rascacielos y Madrid, donde tiene su residencia habitual y donde estaba como colaborador de ‘El programa de AR’.

Siempre trataron de evitar poner nombre a su enfermedad. Sin embargo, fue Alessandro el que lo hizo públicamente en un evento organizado por la empresa de su hijo, Polar Marketing en el mes de julio del año 2018. Como era de esperar, allí se congregaron decenas de periodistas que querían conocer el estado de salud del joven y como se encontraba en Nueva York, donde estaba recibiendo el tratamiento médico: «Álex no ha podido venir, tenía la intención de hacerlo, pero no solo a esto, quería venir unos días para estar con la familia, para estar en casa, para alejarse del día a día del hospital, pero se lo desaconsejaron por completo. Yo vengo a suplir su ausencia. Entended que me cuesta mantener una sonrisa, pero es lo que hay que hacer”, fueron las palabras de un padre completamente herido por la situación a la que tenía que enfrentarse. Ahora es inevitable echar la vista atrás para saber las claves de toda esta historia.