En su entrevista en ‘El Hormiguero’, la presentadora ha contado cómo vivió el proceso de adopción de sus dos hijas mayores: «Es una experiencia dura».


Este jueves, Anne Igartiburu ha visitado ‘El Hormiguero 3.0’ para presentar su último proyecto, ‘Spirit- Indomable‘, una cinta de animación en la que ha participado poniendo su voz en distintos idiomas. En su entrevista con Pablo Motos, la presentadora ha hecho un repaso por su trayectoria profesional y personal.

Recién divorciada de Pablo Heras-Casado, la vasca tiene tres hijos: Noa, nacida en 2001 y adoptada en la India; Carmen, nacida en 2011 y adoptada en 2013 en Vietnam, y Nicolás, nacido en 2016. El pequeño es su único hijo biológico, fruto de su relación con el director de orquesta. Anne ha recordado cómo dio el paso de adoptar a sus dos primeras hijas. Un proceso que emprendió en solitario: «Adoptar como madre soltera es una aventura y más en países con India o Vietnam, donde la ley cambia todo el rato. Una mujer sola en países así es duro».

Las adopciones «con pasaje verde» de Anne Igartiburu

«Tenía 42 años cuando adopté a la segunda niña. Son experiencias muy chulas. Te da tiempo a reflexionar, a pensar, a decir: ‘De verdad esto es lo que quiero», añadía. «Yo recomiendo a todo el mundo que quiera adoptar que empiece ya, porque entre los trámites, los papeles, los viajes, las denegaciones, se pasa mucho tiempo».

En su caso, no se trataron de simples adopciones. Porque ella optó por elegir a niñas con enfermedades. «Te llega la foto, los ves, los abrazas… Y luego los extras que traen todos, con patologías diferentes«, contaba. «Existe la posibilidad de adoptar vía ‘pasaje verde’, que es mi caso, con patologías. Para esos niños que quizás en sus países no terminarían tan bien puedan estar más acogidos».

Antena 3

«Me emociono y todo, pero es muy chulo. Es una experiencia dura, pero está bien«, ha contado en el programa de Antena 3. «Me has dejado flipado porque no sabía lo de las patologías. No es solamente la experiencia de criar a alguien y ser responsable, es que además vienen los extras, como decías», comentaba Motos. La invitada le respondía: «Con perdón de la comparación, como cuando tienes un coche de segunda mano y ves lo que trae. Pues son sorpresas de la vida y son retos que en España o en cualquier país que tenga asistencia médica va muy bien y tenemos esa suerte».

«Luego está la parte de la adolescencia, que es el momento en el que atamos los puzzles de nuestra vida y tienes que ser capaz de acompañarles. Cualquier etapa de cualquier niño es importante, pero la adolescencia en un niño adoptado es….», concluía.

Las palabras de Anne Igartiburu tras separarse de su segundo marido: «Toca seguir para adelante»

El pasado mes de febrero saltó la noticia de la ruptura entre Anne Igartiburuy su marido, Pablo Heras-Casado. La pareja ponía fin a su unión después de cinco años de matrimonio y un hijo en común. Poco después, la presentadora confesaba a SEMANA que se trataba de una decisión meditada por ambas partes, y que el fin de su historia de amor se había producido de manera amistosa. «Nos llevamos muy bien y nos queremos muchísimo. Nos conocimos en 2012 y el cariño es muy grande. No tengo nada más que pueda decirte. Simplemente, que lo quiero y que ahora toca seguir adelante». 

Instagram

Centrada en su familia y en su carrera, Anne ha ampliado sus estudios. Y se ha formado como coach en programación neurolingüística: “Es sentido común, tu mente está dirigiendo tu presente, nuestro pensamiento nos lleva a unas emociones y después a unas acciones, saber que lo que te llega son interpretaciones de una realidad muy subjetiva e intentar ser más objetivos”, ha detallado.

Incluso tiene sus propios canales de comunicación para desarrollar esta faceta de su larga y exitosa carrera profesional: “Empecé abriendo Instagram, la gente estaba asustada, aterrorizada por lo que estábamos viviendo, empezó a entrar y yo a invitar a profesionales especialistas para que nos ayudaran a gestionar la incertidumbre, un miedo del que estamos pagando ya las consecuencias”.

Ahora sabe bien cómo ayudar a los demás a superar determinadas situaciones difíciles, como por ejemplo la pérdida de un empleo. A esas personas les diría: “Empieza por reconocer que estás mal, que tienes miedo, que eres vulnerable y a partir de ahí es ir dando pasos. De esto se sale porque de todo se sale”.