«La causa iniciada por Mainat contra mí, por supuesto intento de asesinato es absolutamente falsa y está todavía en fase de instrucción judicial», ha asegurado.


Después de convertirse en el foco mediático a raíz del supuesto intento de asesinato a Josep María Mainat, su mujer, Ángela Dobrowolski ha emitido un comunicado para negar las acusaciones que se han vertido sobre ella y pedir respeto por sus dos hijos.

Telecinco

“Se está instruyendo y siguen abiertos dos procedimientos penales contra Josep Maria Mainat por violencia de género contra mi persona. En el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 5 de Barcelona sigue su curso uno de los procedimiento», ha comenzado a explicar la mujer del productor.

Tras esto, Dobrowolski ha hecho hincapié en que su máxima prioridad son sus hijos pequeños, a los que quiere proteger y defender mediante su derecho a la intimidad. Ante esto, recalca que «me he negado a ceder la guarda y custodia de mis hijos, lo que más quiero en el mundo«.

La mujer del creador de ‘Operación Triunfo’ ha remarcado que «la causa iniciada por Mainat contra mí, por supuesto intento de asesinato es absolutamente falsa y está todavía en fase de instrucción judicial. Esta puede durar muchos meses, durante los cuales mi abogado ha realizado y realizará las peticiones que creamos convenientes para esclarecer los hechos y para defender mis intereses».

Foto: Gtres

Asimismo, la joven ha indicado que todo este entramado le está resultando especialmente difícil a raíz del tratamiento de la información par parte de determinados medios de la comunicación. «Están dando a los hecho que nos afectan en forma de especulaciones, persecuciones y juicios paralelos«, incide. Dobrowolski también ha hecho hincapié en que no tiene la capacidad de cambiar de domicilio cuando los medios están aposentados en la puerta de su casa y «no puedo ocultarme o evitar el asedio al que estoy sometida». Además de todo esto, la hispano alemana insiste en que tiene la condición de víctima «por presuntas coacciones continuadas, maltrato psicológico y maltrato en el ámbito de la familia».

Josep María Mainat también rompió su silencio

GTRES

Este comunicado llega tan solo dos días después de que Josep María Mainat publicara un escrito en el que pedía respeto por sus hijos, rompiendo así su silencio ante la polémica que ha suscitado el presunto intento de asesinato por parte de su mujer. «En esta situación que estoy viviendo, mi principal prioridad ha sido siempre la protección de mis hijos pequeños, a los que intento e intentaré garantizar su bienestar emocional y la defensa de su derecho a la intimidad», indica.

Tras el aluvión de noticias que han salido a la luz a raíz de que se destapara el supuesto intento de asesinato de su esposa, el exmarido de Rosa María Sardá subraya que él es la víctima de todo lo que está sucediendo. «Considerad también que, a pesar de la extraordinaria gravedad de los hechos en los que tengo la condición de víctima, especialmente la causa seguida contra Angela Dobrowolski por presunto intento de asesinato, el hecho de que Ángela haya sido mi esposa durante nueve años y sea la madre de mis dos hijos pequeños, hace para mí especialmente dolorosa esta situación, que espero se resuelva lo antes posible por la vía judicial. El último mes hemos cambiado tres veces de domicilio para aislarnos de la persecución mediática y esto no es recomendable para unas criaturas que ya empiezan a preguntarse qué está pasando. Además, suponiendo que descubrieran dónde estamos, sólo pasarían dos cosas: una, que tampoco declararía nada y dos, que deberíamos volver a cambiar de domicilio. Por favor, no lo hagáis», solicitaba.

En su misiva, Josep María Mainat deja claro algunos detalles sobre el proceso judicial que se está desarrollando. «Para terminar, quisiera aclarar que no se está instruyendo ningún procedimiento penal en el que se me atribuya ningún maltrato físico o psíquico a Ángela Dobrowolski. El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Barcelona recibió el 11 de julio una denuncia de Ángela contra mí, solicitando protección por un supuesto delito de coacciones y de revelación de secretos. Después de tomar declaraciones, el día 29 de julio, el juez denegó la orden de protección solicitada. Finalmente, mi abogada presentó el 17 de septiembre un escrito solicitando el sobreseimiento y archivo definitivo de la causa, al no existir ningún nuevo indicio que sustente la continuación del procedimiento contra mí».