Este jueves, Anabel Pantoja ha estallado en directo en ‘Sálvame‘. Cansada de las informaciones sobre el nuevo ingreso hospitalario de su padre, Bernardo Pantoja, se ha quejado de que el programa cuestione sus decisiones y que sus compañeros la critiquen constantemente. Asimismo, ha confesado por qué ha decidido irse a Canarias mientras su novio, Yulen Pereira, continúa sus vacaciones en Mallorca en compañía de su madre, Arelys. ¿La razón? Tenía ganas de volver a casa: «Tengo que estar con los míos y él tiene que estar con los suyos. Ha ido de vacaciones con su familia, no pinto nada. Tengo que organizar mi vida y mis cosas”. Deja claro así que no le corresponde ahora estar con su suegra, con la que ha tenido sus diferencias.

Yulen Pereira (1)
Instagram

«No estoy montada en un barco. Estoy haciendo cosas importantes. No tengo que justificarme con nadie… Estoy cansada de los valores que me tenéis que dar todas las tardes. Yo decido mi vida y haré lo que tenga que hacer», ha explicado sobre los comentarios que han hecho algunos colaboradores, que no han visto con buenos ojos que no haya ido a Sevilla a ver a su padre. «No os ha importado en la puñetera vida mi padre, pero se acabó. Después del programa de ayer hablando de mi padre y de mi madre… ¡Se acabó! No es justo», decía.

Al final de su intervención ha pedido disculpas por el tono con el que se ha dirigido a sus colegas. Anabel Pantoja se encuentra en estos momentos en el chalé de Gran Canaria, adonde se trasladó tras separarse de Omar Sánchez. Pero su vuelta a casa no ha sido como esperaba. Al regresar a la rutina después de tanto tiempo fuera se ha topado con muchos recuerdos y ahora siente emociones que le cuesta digerir. Se siente vulnerable y por eso su estado de ánimo ha decaído: «Llevo una semana aquí sola en casa después de cuatro meses. Han sido muchas emociones y todavía me estoy adaptando. Estoy a la defensiva por todas las cosas que me están pasando. Soy humana».

«No estoy pasando una buena semana», reconoce Anabel Pantoja

Su retorno al archipiélago no está siendo tan fácil como esperaba: «No estoy pasando una buena semana y estoy que salto a la tremenda. No es justificable, pero iré poco a poco adaptándome a la realidad. Es verdad que he estado viajando. Necesitaba desconectar. Pero aterrizar en la isla, volver a casa, encontrarme con cosas malas, regulares y también buenas… He sido la última concursante en volver a casa. Me he encontrado con un montón de cosas. Ha sido un choque de realidad muy chocante. Mi vida se ha parado durante tres meses». Sobre su posible -y esperada- vuelta al trabajo, no quiere aventurarse a confirmar nada: «Ahora mismo no estoy en eso, estoy haciendo cosas».