Ana Rosa Quintana ha reprendido la actitud de Olga Moreno en ‘Supervivientes’, ya que cree que esto no ayuda a su entorno.


Este martes Rocío Flores se abrió en canal en ‘Supervivientes’. A pesar de que la joven aseguró que las confesiones de Olga Moreno en la isla le estaban haciendo daño, ni ella ni su familia pueden evitar que la malagueña se confiese mientras está en el reality, ya que al final «son sus vivencias». Si bien le aconsejaron que olvidara lo sucedido en España y se centrara en resetearse, lo cierto es que en varias ocasiones ha mencionado a Rocío Carrasco, a Antonio David así como a la encrucijada que ambos mantienen. Una actitud que su círculo más cercano desaprueba, pues multiplica el revuelo mediático. Quien también considera que los desahogos de Olga no benefician a ninguno de los miembros del clan es Ana Rosa Quintana, tal y como ha revelado este miércoles en ‘El programa de Ana Rosa’.

Rocío Flores
Telecinco

«Que la gente vea que Rocío Flores está callada y Olga Moreno hablando, no le beneficia nada”, ha dicho la presentadora. Ana Rosa no solo habla como espectadora, también como jefa de la joven, quien fichó como colaboradora del club social hace ya algunas semanas. La tiene cariño y no busca ponerle en un aprieto en plató, por lo que siempre y cuando ella prefiere no responder a preguntas del documental, Ana Rosa no la presiona, ayudando así a que se sienta arropada en su exitoso magazine. “Rocío está callada, ha hablado dos cosas», ha explicado. La comunicadora cree que la familia de la joven ha tomado una decisión y esta no es otra que «no entrar en confrontación”, una determinación que podría no llevarse a cabo si Olga Moreno sigue hablando en ‘Supervivientes’. Ana Rosa cree que Olga debería frenar estas confesiones con el fin de evitar que todos vuelvan una vez en el punto de mira, un deseo que tiene Rocío Flores, prueba de ello, sus palabras este martes mientras hablaba con Carlos Sobera.

Olga Moreno
Telecinco

«No me encuentro con ganas ni fuerzas de comentar. A mí no me hace bien que hable, cada uno tiene derecho de hacer lo que quiera, pero ahora mismo en la situación en la que estoy a mí no me hace bien. Y no en mi situación, sino la de mi familia», espetó. Y es que cabe recordar que ella desde el principio explicó que le había aconsejado a la pareja de su padre que se olvidara de la docuserie, así como de todo lo que se estaba hablando sobre su familia en televisión. No ha podido hacerlo y ha roto a llorar en multitud de ocasiones para defender a su marido, del que se declara profundamente enamorada.