Este viernes por la mañana Ana Obregón y Alessandro Lequio abandonaban Barcelona. Los padres de Álex Lequio habían acudido a la ciudad condal junto a su hijo para recibir un tratamiento para que este venciera al cáncer, una enfermedad que no ha podido superar. Toda esta situación provocaba que el viaje hacia Madrid, su lugar de residencia, fuera todavía más duro. Los padres del joven eran vistos hace algunas horas al salir del apartamento en el que se habían alojado, lo hacían con sus maletas y pertinencias y, sobre todo, mostrando el dolor desgarrador que sienten ahora. Horas después, sobre las seis y media de la tarde, los progenitores de Álex, llegaban a la capital. Se trasladaban en un vehículo que era conducido por el chófer de la artista, mientras la actriz y el italiano estaban en la zona trasera, luciendo una vez más sus mascarillas. Una medida de protección de la que no se han separado en los últimos días, aunque esta vez la llevaban sobre sus barbillas. Ana por su parte ha aprovechado para dedicar una sonrisa a la prensa como señal de gratitud tras el apoyo recibido.

Ana Obregón

Eran muchos los periodistas que estaban esperando a Ana y Alessandro en las puertas de la casa de Obregón, situada en La Moraleja, la urbanización residencial del municipio madrileño de Alcobendas. Todos los reporteros gráficos se han mostrado sorprendidos, pues, a pesar del duro momento que ambos están viviendo, han demostrado una vez más que son un buen ejemplo para todos.

Ana bregón

Sin embargo, no han querido hacer declaraciones. El coche llegaba de forma apresurada y tan solo frenaba unos segundos mientras la barrera que le impedía el paso en su urbanización se levantaba. Llegaban tras un día lluvioso para refugiarse en el hogar en el que Álex Lequio ha pasado la mayor parte de su vida.

Ambos se han despedido de su hijo a través de sus redes sociales. Ana Obregón lo ha hecho con un escueto mensaje que refleja a la perfección el terrible momento que vive: «Se apagó mi vida». Unas palabras que acompañó de una imagen de ella y su hijo en la que lucían una gran sonrisa y Alessandro utilizó su cuenta de Twitter para también rendirle un homenaje al que él consideraba su debilidad. «Te sacaré del peligro, pero mientras tanto recuerda que eres y siempre serás mi luz y mi centro. Es el mayor honor ser tu padre. Dios te bendiga Álex», escribió el italiano.

A pesar de que todo apuntaba a que los restos mortales de Álex Lequio iban a ser trasladados este viernes desde el tanatorio de Sancho de Ávila, según ha podido saber SEMANA, será este sábado 16 de abril finalmente el día para hacerlo. De este modo, estará un día más en Barcelona y saldrá sobre las cinco de la mañana hacia Madrid.