Tras varias semanas en Barcelona, ciudad en la que Álex Lequio ha recibido tratamiento hasta el último momento, sus padres han abandonado la ciudad condal. Tanto Ana Obregón como Alessandro Lequio han dejado el apartamento en el que residían desde hacía algún tiempo. Lo han hecho juntos, pero con todas sus pertenencias. De hecho, el italiano portaba una bolsa de mano y una mochila que han guardado en el coche en el que viajan rumbo hacia la capital. Ambos de este modo dejan atrás el lugar en el que han vivido el peor momento de su vida, un instante en el que se mantienen muy unidos, tal y como reflejan las últimas imágenes de los progenitores de Álex. Ha sido en los momentos previos a abandonar Barcelona cuando Ana ha aprovechado para agradecer a toda la prensa sus mensajes de condolencia. «Muchas gracias», repetía rota de dolor.