El de Ana Milán era uno de los rostros más buscados durante la fiesta de Tacha Beauty que se celebró durante la noche de este pasado jueves en Madrid. Tenía muchos temas sobre lo que hablar y durante su charla con los medios de comunicación dio habida cuenta de varios asuntos: Su concurso en ‘Masterchef’, sus rituales de estética o la sexualidad.

La sinceridad de Ana Milán que podría ofender a Tamara Falcó

Precisamente, esta última ha sido la innegable protagonista de uno de sus últimos proyectos. Ana Milán ha viajado con su gran amiga Mónica Naranjo hasta México dentro del programa ‘Mónica y el sexo’, que se emite este viernes en Cuatro a partir de las 00.35 horas.  Allí han descubierto otra manera de entender otras costumbres al respecto, además de descifrar los tabúes locales.

Milán reconoce que está experiencia le ha enriquecido y que pese a sus 45 años o su experiencia, hay cosas que desconocía:«He aprendido mucho que no tenemos ni idea de nuestra sexualidad. Vas descubriendo y hablando con gente y ves que hay un montón de sexualidades que están ahí ocultas y que tienen que tener voz y voto. Además, el sexo no tiene nada de malo y esto en el siglo XXI debería estar superado y poder hablar de libertad sobre todo, no solo de sexo», argumenta.

Trabajar con una gran amiga siempre es más fácil y así ambas han podido dejar atrás complejos: «Mónica es mi hermana hace 20 años y siempre lo será, descubro siempre cosas divertidas y hablar con ella es un placer porque escucha muy bien y cuando habla, sentencia».

Al margen del sexo, otro de los puntos que ha tocado Ana Milán durante la entrevista ha sido sus tensos enfrentamientos con Vicky Martín Berrocal en las cocinas de ‘Masterchef Celebrity’: «Los piques con Vicky no son en broma. Yo hay veces que la mataría y otras que la quiero mucho pero cuando la mataría ¡vamos!… Tiene carácter ella, nos ha salido brava, es brava. Para que yo diga eso, imagínate cómo será para que yo diga que es brava…».