Alessandro Lequio ha descubierto ante millones de espectadores que él fue quien presentó a Sonsoles Ónega y su nueva pareja, César Vidal.


Sonsoles Ónega está a punto de cumplir un año de amor junto al arquitecto, César Vidal. Una relación madura que llegó tras la separación de su marido y que surgió tras un encuentro organizado por Alessandro Lequio. Un detalle que solo conocía su círculo y que acaba de ver la luz, pues el italiano lo ha desvelado en pleno directo. En mitad de una discusión entre Rosa Benito y él, la que fuera cuñada de Rocío Jurado le acusaba de «estar mayor», a lo que él respondía con unas declaraciones que dejaban boquiabiertos a los presentes. «Es muy cortita, la dueña de la empresa en la que trabaja es de mi misma quinta, el novio de la presentadora con la que trabaja también lo es, por cierto, se lo presenté yo…», contestaba Alessandro.

Consciente de las carcajadas que había provocado este comentario entre sus compañeros, Sonsoles le preguntó directamente a Prat: «¿De qué te ríes, Joaquín Prat?«. «¿Has escuchado a Lequio?», respondió él. Una cuestión que le puso en un aprieto y de la que supo perfectamente salir del paso: «Sí, le he escuchado y visto, ha soltado por su boca lo más grande. Respecto a mí no ha dicho nada que no sea verdad». De este modo, dejó claro ante todos que Alessandro Lequio había ejercido de celestino en su relación, una historia de amor que a Sonsoles Ónega le ha devuelto la ilusión. Aunque era un auténtico secreto cuál era el amigo en común que les había ayudado a conocerse, Alessandro se ha apresurado a destapar la verdad. «Está bien que lo diga ya de una vez, ¿no?», aseguró Lequio.  

Alessandro Lequio celestino
Redes sociales

De momento, Sonsoles y César estar centrados en conocer mundo juntos y descubrir aspectos de la vida que hasta ahora eran una incógnita para ellos. Eso sí, hay algo que todavía no ha tenido lugar y es un posado en sus redes sociales, donde la presentadora procura mostrarse con una tremenda naturalidad. «Estamos tranquilos y disfrutando mucho», decía hace algún tiempo la periodista sobre su historia de amor. Tanto es así que se les ha visto por la capital paseando, compartiendo pasiones y, sobre todo, derrochando complicidad allá donde van.

Este descubrimiento ha visto la luz por la pelea protagonizada por Alessandro Lequio y Rosa Benito. El colaborador de ‘El programa de Ana Rosa’ se sentía engañado después de que se destapara que las supuestas alianzas que se quemaron ante millones de espectadores no eran las de su boda y la de Amador, sino otras que lo simulaban. Un hecho que enfadó al tertuliano y que le llegó a enfrentar a su vez a Rosa Benito: «Sabía que Rosa era una mentirosa pero ahora me he dado cuenta de que también es muy cortita. Ella se justifica que estaba herida, pero el número del soplete fue una mentira para la audiencia».