Primer día de clase de Alejandra Rubio entre críticas de ser una “mantenida”

Alejandra Rubio está comenzando a comprender que la fama a la que se ha sumado al cumplir los 18 años tiene una doble cara. Las buenas noticias siempre vienen acompañadas de malas críticas. La hija de Terelu Campos ha estrenado casa, dado que se ha ido a vivir con su novio Álvaro a un piso de Malasaña, pero además este lunes ha tenido que pasar la difícil prueba de acudir a su primer día de clase en la universidad. Dos buenas noticias que vienen seguidas de críticas por aquellas personas que continúan tildándola de “mantenida”, pese a que ella explica una y otra vez que este no es su caso.

[Leer más: deja el lujo de Pozuelo por un piso más modesto]

11Alejandra Rubio comenzaba este lunes sus estudios en moda

10Estudiará Diseño de Moda en el Instituto Europeo di Design

9Lo hacía como una más en clase, sin privilegios

8Acudió, como se esperaba, de riguroso negro

7Llegaba al centro de estudios andando y escuchando música

6Ha reconocido en Instagram que estaba nerviosa

5También cuándo conocería a sus nuevos compañeros

4Y, ante las dudas, dónde se formará como diseñadora

3También ha recibido críticas por ser “mantenida”

Alejandra Rubio está cansada de que le acusen de que es una “mantenida” en las redes sociales, por lo que ha tenido que hacer frente de nuevo a esos comentarios que ponen en entredicho su capacidad para hacer frente independientemente a su propia vida. Ha sido tajante, otra vez, aunque sabe que los comentarios estarán ahí para siempre.

2La respuesta de Alejandra a las críticas

“¡Y dale maracas! Que la casa me la pago yo, vamos, yo la mitad y Álvaro la otra. A ver si os pensáis que encima de que me voy de casa me van a pagar la casa mis padres”, asegura Alejandra Rubia cansada de tanta habladuría.

1Eso sí, confiesa qué le han regalado sus padres

“Me han ayudado comprando el menaje, la vajilla, el sofá y la cama porque mi regalo de los 18 lo cancelé porque sabía que les tenía que pedir una ayuda en cuanto a cosas para la casa. ¡Pero la casa la pago yo!”, confiesa Alejanda Rubio.