«Cuando alguien se enamora de alguien, puedes con todo. Ambos decíamos que esto no puede pasar, que no va a pasar», asegura el exlíder de Ciudadanos.


Coincidiendo con la publicación de su primer libro, «Un ciudadano libre», Albert Rivera ha sido el perfecto anfitrión para Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’. El exlíder de la formación naranja ha recibido al cantante de rancheras en Cútar, el pueblo malagueño en el que nació su madre y en el que pasaban las vacaciones familiares. En este escenario tan especial, el abogado se ha abierto en canal con el presentador y, entre otros asuntos, ha narrado los inicios de su relación con Malú y cómo es su vida tras la llegada de Lucía, su primera hija en común.

Telecinco

A pesar de ser muy discreto a la hora de hablar de su relación con la cantante, Albert Rivera le ha explicado a Bertín Osborne cómo se fraguó su relación con la que fuera coach de ‘La Voz’. «Eramos amigos, ya nos conocíamos antes. Nos conocimos como amigos, yo la admiraba. Luego rompí mi relación, me quedé solo, ella también estaba sola. Cuando alguien se enamora de alguien, puedes con todo. Ambos decíamos que esto no puede pasar, que no va a pasar, porque es un lío de narices para todos. Un político con una artista», ha relatado el expolítico y ha dejado claro que con su relación con la cantante, ambos han roto muchos tabúes. De la misma forma, el invitado de ‘Mi casa es la tuya’ ha reiterado que el hecho de estar con la interprete de «Blanco y negro» no influyó en sus resultados electores.

Desde que SEMANA diera a conocer en exclusiva la relación entre el exlíder de Ciudadanos y la cantante, ambos han apostado por la discreción y son contadas ocasiones en las que les hemos podido ver juntos. Una de ellas fue con la llegada de la pequeña Lucía, su primera hija en común. Una niña que ha llenado de luz a la pareja y con la que no pueden evitar que se les caiga la baba. A raíz de esto, Albert Rivera ha explicado que su hija mayor, Daniela, ejerce de «supernanny» con su hermana. «Es su juguete, estoy siendo muy feliz con las dos«, asegura.

Lo mejor del confinamiento: el tiempo que ha pasado con Malú

Después de tomar la decisión de marcharse de la política, Albert Rivera se dio un tiempo para encontrarse a sí mismo. Sin embargo, en todo esos meses recibió un sinfín de ofertas de trabajo. Finalmente, tras fichar como presidente ejecutivo del bufete Martínez-Echevarría Abogados, llegó el confinamiento a su vida justo cuando volvió a trabajar. En los dos meses de encierro, el expolítico reconoce que ha vivido altibajos, aunque ha aprovechado el tiempo para hacer cosas que antes no hacía.

En cuanto a cómo ha afectado esta situación a su pareja, Rivera es claro: ha aprovechado el momento para estar junto a Malú, que por aquel tiempo estaba embarazada. «Ha sido bonito, nos ha permitido mirarnos y disfrutar, éramos afortunados por estar sanos y por tener una hija«, recalcaba.