Alba Carrillo tiene la sartén por el mango en la boda de Feliciano López y Sandra Gago

Destapamos la prueba que sitúa a Alba Carrillo como pieza clave en la boda de Feliciano López y Sandra Gago, la nueva pareja del tenista. La modelo tiene la sartén por el mango y te contamos por qué

Feliciano López se casó por la iglesia con Alba Carrillo y, por ahora, ninguno de los dos ha pedido la nulidad eclesiástica. Sandra Gago ha hablado por primera vez de su boda con Feli en un evento publicitario y ha confesado que su enlace tendrá que ser civil debido a que el tenista es un hombre divorciado. Aunque la joven asegura no ser practicante, reconoce que no descarta en un futuro celebrar una ceremonia religiosa, que le haría ilusión por su familia. ¿Qué tendrá que decir su exmujer al respecto?

15Alba tiene la clave para cumplir con la ilusión de Sandra


Si Alba facilitara la nulidad eclesiástica de su matrimonio con Feliciano López, el tenista y la joven modelo estudiante de periodismo podrían cumplir más fácilmente con la ilusión de la familia de ambos.

14Un matrimonio que acabó en polémica

13

¿Pero querrá Alba reconocer que su boda con el tenista fue un error y merece ser anulada?


Quizá en un futuro la misma tertuliana televisiva sea la interesada en pasar por el altar con un nuevo amor, quizá incluso con su nueva ilusión, Thibaut Courtois.

12Ilusionado de nuevo

Por ahora, sin embargo, la celebración entre Feliciano y Sandra tendrá que ser civil, aunque aún no hay fecha concreta para el enlace.

11Una decisión mutua

Sandra afirmaba que no es “prácticamente y Feli tampoco”, aunque reconoce que fue a “un colegio de monjas y estudia en la Universidad Francisco de Vitoria”, ambos religiosos.

10Con la cabeza en el evento


Aunque la joven de 22 años trató de quitar hierro al asunto de cómo sería la ceremonia asegurando que “lo más importante el día de nuestra boda es que estemos rodeados de la gente que nos quiere”, un halo de resignación se notaba en sus palabras.

9Entiende el motivo

La joven modelo sabe que no puede ser porque Feli ya se ha casado por la iglesia. Pero no deja de confiar en que “en un futuro, si el matrimonio anterior se anulara, no lo descartaría por mi familia, que les haría ilusión”.

8Alba tendría la clave para que esa ilusión de Sandra y de sus padres se hiciera realidad

Pero no parece probable que la tertuliana televisiva se muestre colaboradora con su exmarido, con el que no llegó a estar un año casada y que le pidió el divorcio de forma fría, según confesó ella en su momento y tras rumores de infidelidad de por medio.

7El fin del noviazgo

6No guardan buenos recuerdos

5

Alba y Feliciano llegaban a un acuerdo económico y resolvían sus problemas judiciales a finales del 2018

En diciembre la modelo aseguraba que “está ya todo finiquitado, todo solucionado, y gracias a Dios ya no voy a tener que volver a ver a Feli ni él a mí, así que creo que para los dos eso es una buena noticia”.

4Un acuerdo que no parece factible


Una declaraciones que dejan poca esperanza para que ambos vuelvan a ponerse de acuerdo y soliciten la nulidad eclesiástica que sería necesaria para que Sandra y Feliciano se casaran por la iglesia.

3Difícil proceso


Para que un matrimonio religioso sea declarado nulo se debe alegar alguna causa. Es muy diferente del concepto de divorcio, que llega cuando hay una ruptura del vínculo matrimonial, sin poner en duda que el matrimonio haya sido válido.

2Única opción


El Papa Francisco I introdujo una reforma en diciembre de 2015 sobre la nulidad eclesiástica del matrimonio religioso, introduciendo el ‘Motu proprio’ con el objeto de simplificar los trámites para conseguir la nulidad, algo que podría beneficiar a Sandra y a Feliciano.

1Alba tiene la última palabra


Alba puede facilitar una boda religiosa entre Feli y Sandra en un futuro
Aun así, tras la reforma en el derecho canónico, y aunque el precio y la duración del proceso se hayan reducido, en la actualidad es un proceso que dura aproximadamente entre un año y un año y medio y se puede recurrir en apelación si la otra parte no está de acuerdo con la sentencia, alargando el proceso.