Adara Molinero ha vuelto a las redes sociales días después de enterarse que supuestamente Rodri, su pareja desde hace un año, le había sido infiel.


Adara Molinero y Rodri Fuertes han puesto punto y final a su relación sentimental. Este fin de semana la joven vio cómo el que era su novio había estado cenando con unos amigos y una misteriosa chica de la que desconocía su identidad. Según un fotógrafo con el que habló ‘Socialité’ se besaron hasta en dos ocasiones, una versión que él niega y que ha hecho que todo salte por los aires. Tras un año juntos la pareja ha roto y, a día de hoy, no tiene visos de arreglarse. De hecho, en las últimas horas Claudia, expareja de Rodri, aseguraba que ambos estaban planeando un viaje secreto para dentro de poco, lo que de nuevo pone en el punto de mira al ex gran hermano. Ahora ha sido Adara, quien destrozada ha vuelto a su perfil de Instagram y ha explicado cómo se encuentra.

© Redes sociales.

Con un filtro que cubría sus ojeras y que escondía cómo de demacrada estaba, Adara asegura estar muy triste. No se esperaba este golpe tan duro y es que, a pesar de algunos rumores, ella confiaba en su chico. Rodri le insistía en que esperaba que ella no le engañara y, según las últimas informaciones, él no habría hecho las cosas como debería. «Madre mía, tengo el cuerpo como si me hubieran pegado una paliza…Un dolor en el pecho, unas ganas de llorar continuamente», dice Adara en un storie de este lunes. De este modo, la joven ha vuelto a las redes sociales y ha explicado a sus seguidores cómo se encuentra. De momento, no levanta cabeza.

Horas después de que Adara rompiera con Rodri y se negara a cogerle el teléfono, ha dejado de seguirle en el universo 2.0 y ha borrado todas las fotografías que tenían juntos. Un gesto que también ha repetido su ex, Rodri, eliminando de un plumazo las imágenes que les unían. Así ambos han dejado claro que no tienen ninguna intención de retomar su relación sentimental y que no quieren darse de nuevo una oportunidad. No confían en el otro y no se plantean empezar de cero, dadas las circunstancias. Para Adara ha sido durísimo enterarse de esta supuesta infidelidad y, aunque Rodri afirma estar muy tranquilo y tener la conciencia limpia, lo cierto es que ella no se cree sus palabras. Lejos quedan los días en los que confesaban sus planes de ser padres y la tranquilidad que se transmitían el uno al otro.

Redes sociales

A principios del mes de enero tuvieron una fuerte discusión que acabó en ruptura y semanas después volvieron a retomar el contacto. Parecía que ahora todo marchaba sobre ruedas, pero de nuevo han vuelto a tomar caminos por separado. Rodri ha dado su versión vía redes sociales y tras ello ha revelado que no hablará más de este asunto que le ha puesto de nuevo en el disparadero.