Adara ha querido compartir con sus seguidores cómo encaja con Gianmarco en cuestiones de sexo, después de confesar que con Hugo el sexo no funcionaba


Adara Molinero está redescubriendo su cuerpo y el sexo ahora que ha cambiado a Hugo Sierra por Gianmarco Onestini. La ganadora de ‘GH Vip 7’ desde un principio ha mostrado un gran recelo a hablar sobre su vida sexual, aunque las pinceladas que ha dado sobre esta parcela de su vida no siempre han sido buenas. Con su exnovio parece que la cosa no cuajaba. Hugo no sentía esa pasión que a ella le gustaría, no mantenían relaciones sexuales tras nacer su hijo y uno y otra se han echado los trastos a la cabeza en los platós culpándose sobre esta incompatibilidad sexual. Sin embargo, Adara tiene buenas noticias y es que parece que con Gianmarco la cosa fluye más e incluso lo ha empezado a hacer con la luz encendida.

Así lo ha contado la propia Adara Molinero en su canal de Mtmad, donde ha recibido el encargo de hablar sobre los avatares de su corazón, aunque ahora haya optado por centrar el contenido de su vídeo en el sexo. Una oportunidad para adentrar a sus seguidores a sus juegos de alcoba, después de haber conocido paso a paso cómo surgió el amor entre ella y Gianmarco, mientras Hugo Sierra sufría por ver cómo la felicidad de su vida se venía abajo por capítulos y no podía hacer nada para evitar el ocaso de su relación.

“Os lo voy a contar todo muy rápido, porque me da mucha vergüenza: para mí fue muy bonito, romántico y pasional. Por primera vez le vi desnudo y no teníamos cámaras de por medio. Pude disfrutarle. Cuando estaba en ‘Gran Hermano’ me cortaban muchísimo las cámaras y que todo el mundo pudiera vernos”, comienza a explicar Adara cómo fue su primera noche de pasión con Gianmarco, con el que ha pasado meses tan solo compartiendo besos, caricias y miradas cómplices, cuando sus cuerpos les empujaba a dar un paso más en su romance.

Adara disfruta por fin de la «maracaná» con Gianmarco

Adara se ha sentido muy mal con Hugo Sierra al no sentirse deseada y ver cómo estrategias como pasearse desnuda por casa no causaban efecto. Ya no mantenían relaciones sexuales y no eran tan placenteras como a ella le gustaría, bien claro lo dejó en el confesionario cuando creía que nadie escuchaba sus confesiones al Maestro Joao. Conocer esto puso en el foco de atención una operación de reconstrucción que la ganadora del reality tuvo que hacerse tras dar a luz a su hijo. Un problema que le impidió disfrutar del sexo después de la maternidad y que cronificó el problema que ya vivía con su pareja.

Ahora Adara no tiene estos problemas con Gianmarco, después de haber tenido “maracaná”, como tanto le gusta llamar al italiano a los juegos que suceden en la intimidad de una habitación. Con él, Adara ha descubierto que el sexo puede ser muy distinto al que ha practicado con sus exparejas: “Es súper pasional, súper bonito, que al final es lo que importa. Y súper romántico”, describía Adara cómo fue su primera vez con Gianmarco, una vez que ‘El tiempo del descuento’ había terminado, con Gianmarco como vencedor.

Adara, 5 meses conteniendo sus deseos más íntimos

Adara ha estado durante cerca de 5 meses apaciguando lo que el cuerpo le pedía a gritos. Saber que al otro lado del televisor estaba el padre de su hijo viéndola le frenó desde un primer momento en su enamoramiento con Gianmarco. Tardó muchísimo en darle el primer beso, que llegó cuando Gianmarco ya había sido expulsado de ‘Gh Vip 7’ y tras ver que su relación con Hugo Sierra se había ido al traste. Después rompieron todo contacto, hasta que ‘El tiempo del descuento’ volvió a encerrarle entre las mismas paredes en las que surgió su amor. Aquí fraguó y su historia de amor comenzó a ser una evidencia sin condiciones, dejando atrás esas diferencias que suponían una traba a la felicidad de la pareja.

Ahora que no tienen que dar explicaciones a nadie y que no hay cámaras captando cada carantoña que se dan o cada ‘te quiero’ que se dedican, la cosa ha comenzado a fluir. Por fortuna, Adara Molinero tiene su canal de Mtmad para contarnos cómo va su romance con el italiano.