Ortega Cano se ha puesto en contacto con sus abogados para que estudien si puede poner medidas cautelares contra la docuserie de Rocío Carrasco.


Ortega Cano está mal desde hace tiempo. El diestro no ha vuelto a ser el mismo desde que se emitiera la primera temporada de la docuserie de Rocío Carrasco, pues se encuentra en el punto de mira. Una situación que lejos de desaparecer, este otoño seguirá con la nueva entrega que está prevista para dentro de muy poco. Según se ha mantenido, el torero será protagonista en gran parte de los capítulos, lo que le tiene muy preocupado hasta tal punto que se ha puesto en contacto con sus abogados. Él y Gloria Camila quieren tomar cartas en el asunto y no consentirán que se tire por tierra su nombre, por lo que llegarán hasta el final si hace falta. «José se encuentra mal por lo que está ocurriendo, por lo que está escuchando, no entiende esos ataques. Está fuerte porque tiene la conciencia muy tranquila», dice su abogado.

El letrado ha aclarado a ‘Vanitatis’ cómo se encuentra el proceso para interponer medidas cautelares que protejan su nombre. «Está siendo objeto de estudio y lo llevamos bastante avanzado. Creo que tenemos un soporte jurídico importante, aunque es complejo y es en lo que estamos trabajando. Me gustaría que me comprendiera que no puedo adelantar ni concretar más datos por cuestiones obvias de funcionamiento en la defensa del caso. Cuando ya esté plasmado e interpuesto en el juzgado podré dar más explicaciones. Jurídicamente es un asunto interesante”, apunta. Todavía es pronto para fijarlas, pues ni siquiera se conoce fecha de emisión de la docuserie, pero Ortega Cano ha querido informarse antes de que sea tarde. Quiere ser previsor y estudiar todos los caminos legales que le plantea el futuro si su imagen se ve perjudicada.

Gtres

Gloria Camila fue preguntada este miércoles por este asunto tan polémico a la salida de su casa, eso sí, no quiso hacer declaraciones al respecto. La actriz está dolida con todo lo dicho del clan Jurado y tiene claro que su única intención es la de ayudar a su padre en cada escollo que se encuentre en el camino. No están sido tiempos fáciles para ninguno de ellos, a pesar de que ella intenta ser optimista ante el futuro que les espera.  Fue Kiko Matamoros el que hizo saltar la liebre sobre sus planes legales, aunque ellos de momento permanecen en silencio.

Estas circunstancias se suman a su preocupación por Ana María Aldón. Cabe recordar que hace solo unos días protagonizaron una discusión, pues la colaboradora de televisión dudaba de lo que sentía el torero por ella y, de hecho, creía que él todavía estaba enamorado de la que era su mujer, Rocío Jurado. A pesar de que él mantiene estar bien con su esposa, sus palabras en televisión no hicieron otra cosa que incendiar la guerra entre ellos. Dijo que no daba crédito a las dudas de Ana María porque él se portaba muy bien con ella, aunque se esforzaría porque ella estuviera mejor en el día a día.