La reina hachemita reaparece con un look en blanco y negro perfecto para un acto de día.


Parece que se han acabado las vacaciones para Rania de Jordania. Aunque este año no han trascendido imágenes del veraneo de la Familia Real hachemita (otras veces suelen visitar destinos como Saint Tropez o Portofino), la reaparición oficial de la reina apunta a que ya vuelve al trabajo. Y o ha hecho como acostumbra, con estilo y marcando la diferencia con unas pocas claves.

Redes sociales.

Rania ha visitado la empresa tecnológica Wajeez, radicada en Ammán. Recorrió sus oficinas y charló con sus responsables y algunos de sus empleados, muchos de ellos mujeres, que han lanzado una aplicación para traducir al árabe libros de no ficción de todo el mundo.

«Siempre es inspirador escuchar a los jóvenes jordanos que han convertido sus ideas en realidades de éxito. Como en mi encuentro con el equipo detrás de la app de móvil Wajeez, un servicio de libros que ha logrado una amplia base de usuarios en un tiempo récord», escribía Rania en su Instagram.

Redes sociales.

La esposa del rey Abdullah se dedica a apoyar todo este tipo de proyectos enfocados en los jóvenes y otros de corte social. Su presencia pública ha aumentado en los últimos años, como una forma de acercarse más a su pueblo ante las críticas crecientes por su supuesta occidentalización y su excesivo glamour.

Redes sociales.

Lo cierto es que Rania mantiene un perfil discreto, siempre en segundo plano tras su marido, aunque su evidente carisma muchas veces acapare el foco. En esta ocasión la reina, que pronto cumplirá 51 años, nos brindó otra lección de elegancia sin aparente esfuerzo: una camisa blanca de manga corta suelta hasta la cintura y una falda midi de capa con original estampado de rayas, de Alaïa. Por último, unos salones negros. Eso fue todo para que volviera a triunfar con elementos sencillos, pero a la última.

Rania de Jordania es una auténtica maestra en combinar el estilo occidental, utilizando las mejores marcas de lujo, con el tradicional caftán árabe. Todo le queda bien.

Redes sociales.

Rania vuelve a escena tras unos meses bastante turbulentos dentro del reino hachemita. Las noticias de un complot contra el monarca orquestado por influyentes personalidades, entre ellos el príncipe Hamzah, su hermano, pusieron a Jordania en las noticias del mundo por los peores motivos. La imagen pública del país quedó en duda. Hay que recordar que Hamzah llegó a publicar un vídeo en el que aseguraba que le habían detenido sin motivo. Unos días después pidió perdón público y se puso a disposición del rey.

Después de este escándalo, el rey Abdullah se puso en marcha para ‘apagar el fuego’ y dar tranquilidad a los mercados internacionales. Su primer viaje fue a finales de julio a Washington, donde le acompañaron su esposa y su primogénito, el príncipe Hussein. Un mensaje claro con la mejor embajadora de su país, que es la propia Rania. Después de esta intensa visita de trabajo, que duró tres días, la Familia Real hachemita ha estado disfrutando de unos días libres sin agenda, que ahora han llegado a su fin.