La reina Rania de Jordania no se prodiga demasiado en la agenda oficial, pero cada vez que sale logra acaparar toda la atención. Y muchas veces lo de menos son los actos que preside o las causas que patrocina, porque ella es sinónimo de elegancia y todo lo que se pone suele suscitar mucho interés. Este es el caso de su última aparición. Vestida ‘solo’ con una gabardina, Rania fue la ‘royal’ más top de la jornada.

rania de jordania
Redes sociales.

La soberana visitaba la sede de Twelve Degrees Design and Innovation Studio, una empresa dedicada al diseño que ha logrado triunfar no solo en su país, sino también a nivel internacional.

Quizás por eso, Rania escogió una de sus prendas más innovadoras. Un trench focalizaba su estilismo. A priori parecía el más clásico, en tono beige, con solapas, cinturón… Todos los elementos que han hecho imprescindible esta pieza en nuestros armarios y que puso de moda la firma Burberry. Pero no, este tenía un giro inesperado. Y es que presentaba un corte asimétrico.

3

Lo firma Alexander McQueen, una de las marcas favoritas de Kate Middleton (de hecho les confió su vestido de novia), y cuesta más de 3.000 euros.

Por otro lado, Rania de Jordania completó su look con un fondo blanco, compuesto de top y pantalón fluido. Una mezcla de casual impecable, gracias a lo cual la reina estaba espléndida. Un estilismo creado a base de una aparente sencillez, pero de lo más elaborada al atinar perfectamente con las piezas adecuadas. Ese es su fuerte.

Rania de Jordania falda roja y camisa blanca
Gtres

La esposa del rey Abdullah reaparecía en escena tras las informaciones publicadas en el diario británico The Guardian afirmando que los soberanos hachemitas poseen siete cuentas en Suiza con alrededor de 180 millones de libras. El monarca se ha apresurado a desmentir dichos informes de manera rotunda y, en una decisión sin precedentes, publicó un comunicado explicando el origen de su fortuna.

Según el monarca, el dinero provenía en su mayor parte de la venta de un par de aviones que Abdullah había recibido en herencia de su padre, el difunto rey Hussein. También especificaba que la cuenta a nombre de Rania era un depósito privado destinado a sus cuatro hijos, quienes eran menores de edad en el momento en el que fue abierto.