Michelle Obama, tras los pasos de Letizia: de vacaciones por sorpresa en Mallorca

Las costas españolas enamoran a los famosos de todo el mundo para pasar sus vacaciones. Que se lo digan a Michelle Obama, que vuelve a elegirlas como destino para sus días de asueto

Hace diez días, un medio de comunicación norteamericano destapó la caja de los truenos: Michelle Obama podría estar planteando divorciarse de su marido, el expresidente de los Estados Unidos, tras no poder superar una importante crisis sentimental. Dos son las pistas dan solidez hasta teoría. La primera, que ninguno de los dos ha desmentido esta información y la segunda, que la que fuera primera dama va a disfrutar de unas vacaciones en solitario a finales del mes de agosto.

Michelle Obama explica su grave error de protocolo con la Reina Isabel II

Michelle Obama va a viajar a Mallorca para pasar unos días de asueto junto a sus grandes amigos, Michael Smith y James Costos. Es habitual que cada año se desplace en verano sin la compañía de su marido, pero los rumores de separación conyugal espolean y dan más importancia a estas vacaciones de la antecesora de Melania Trump. Se espera que sea este fin de semana cuando Obama aterrice en Palma.

Será la cuarta vez que la abogada visite territorio balear. La primera de ellas fue para asistir a un encuentro oficial con los reyes eméritos, don Juan Carlos y doña Sofía. Después vendrían otros dos a título privado y ya fuera de todo cargo en la Casa Blanca. Ahora podrá disfrutar de los múltiples encantos de Mallorca, uno de los destinos más frecuentados por famosos internacionales cuando quieren disfrutar de España.

Es bastante probable que Michelle Obama y sus amigos se alojen en la mansión ganadera Marieta Salas, Ses Planes. Está ubicada en Esporles, a treinta minutos de Palma en coche y con vistas a la sierra de Tramuntana. Dispone de nueve dormitorios, nueve baños, un alojamiento especial para invitados, piscina, spa, amplios jardines y más lujos. El alquiler semana del inmueble roza los 25.000 euros. En definitiva, una casa apta para los más hedonistas, según se informa en medios locales de Mallorca.