Hace unos días la Casa Real noruega publicó los nuevos retratos oficiales de los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit (50). En ellos lucían al más puro estilo regio, en el Palacio Real de Oslo y ataviados con sus mejores galas, uniforme y vestido largo respectivamente, condecoraciones y joyas de postín. Nada que ver con la otra remesa de fotografías que nos ha llegado ahora. En ellas el matrimonio posa en su casa, la residencia de Skaugum, en actitudes cercanas, naturales y presumiendo de su gusto por la decoración.

Haakon y Mette-Marit de Noruega tienen nuevos retratos oficiales

Los príncipes herederos Haakon y Mette-Marit de Noruega, en uno de sus nuevos retratos oficiales.

Casa Real Noruega.

Una estampa que revela el otro lado de la pareja y que nos resulta interesante valorar por lo que representa como una 'ventana abierta' hacia la intimidad de estos 'royals'. No es tan habitual que la realeza nos abra las puertas de sus casas, así que aprovechemos la ocasión para echar un ojo a todos sus rincones.

José Luis Losa con su mujer e hijos. 

También te interesará

Qué fue de los hijos de José Luis Losa, el inolvidable ganador de 'Supervivientes' que murió en 2022

En estas fotos Haakon y Mette-Marit nos descubren algunas estancias de su residencia oficial, situada en la localidad de Asker, situada a unos 20 kilómetros al sur de Oslo, en un entorno privilegiado de naturaleza, rodeado de montañas y bosques. Además dispone de un precioso jardín y mucha hectáreas dedicadas a tierras de cultivo.

Skaugum, una residencia estilo chalet alpino con mucha historia

Skaugum fue construida en 1891, pero no fue hasta 1929 cuando fue comprada por la realeza noruega, en concreto por los entonces príncipes Olav y Marta. Se trata de una encantadora mansión, de estilo chalet alpino suizo, con una planta en forma de L y alrededor de 1.000 metros cuadrados a su disposición, pero sin la grandilocuencia de un palacio real.

La residencia de Skaugum donde viven haakon y mette-marit de noruega

La residencia de Skaugum está rodeada de montañas y bosques.

Casa Real Noruega.

La mala suerte hizo que en 1930 sufriera un incendio que requirió de una remodelación completa, evitando la madera y apostando por la piedra y el ladrillo. Y en 1932 estuvo lista de nuevo para sus inquilinos. 

Entre sus muros nació el actual rey Harald, en 1937, y aquí pasó su infancia junto a sus padres y sus dos hermanas.

En 1968 el rey Olav V, padre de Harald, se la regalaría a su heredero con motivo de su boda con Sonia Haraldsen. Estos formaron su familia y alegraron sus estancias con la llegada de sus dos hijos, Marta Luisa y Haakon.

Federico y Mary de Dinamarca, rodeados de polémica, una vez más

También te interesará

Una nueva polémica relacionada con Genoveva Casanova salpica el 56 cumpleaños de Federico de Dinamarca

Y posteriormente Harald haría lo mismo entregándosela a su hijo Haakon como obsequio con motivo de su boda con Mette-Marit en 2001. De manera que esta casa forma parte de los recuerdos más bonitos y sentimentales de la Familia Real.

Skaugum es propiedad privada de la Familia Real noruega

Al contrario que otros palacios y residencias reales, Skaugum es una propiedad privada de la realeza noruega, por lo que no está abierta a visitas al público. Es por eso por lo que estas nuevas fotografías son todavía más significativas. 

Los príncipes herederos de Noruega, en el salón de su casa con su perrita

Los príncipes herederos de Noruega, en el salón de su casa con su perrita.

Casa Real Noruega.

Como es lógico, la residencia ha ido adaptándose a las nuevas necesidades de sus ocupantes a lo largo de las décadas. También Haakon y Mette-Marit han acometido reformas para dejarla a su gusto y convertirla en un hogar para ellos y sus dos hijos en común, la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre Magnus, además de Marius Borg, el hijo de Mette-Marit nacido de una relación previa.

Haakon y Mette-Marit, en su casa de Skaugum

Haakon y Mette-Marit, en 2012, antes de la reforma de su residencia oficial.

Gtres.

De hecho, en las fotos que podemos ver de hace algo más de diez años todavía se observaba otro estilo decorativo en la casa, con paredes de efecto madera y muebles más clásicos y oscuros.

Las últimas reformas al gusto de Haakon y Mette-Marit

Entre 2002 y 2003 tuvo lugar una renovación para acoger al entonces matrimonio primerizo de los príncipes herederos, efectuándose cambios en la casa principal y construyéndose unos nuevos apartamentos.

En 2009 se abordó la rehabilitación de la fachada y de las terrazas, que presentan un revestimiento de estuco en blanco. Eso sí, el coste de más de 5 millones de euros levantó algunas críticas. 

Mette-Marit de Noruega, radiante en su salón

Mette-Marit de Noruega, radiante de blanco, en su cálido salón biblioteca.

Casa Real de Noruega.

La última gran reforma se desarrolló hace solo unos meses, en 2023, y todavía no habíamos podido contemplar los resultados. 

Ahora la casa parece otra y disfruta de una nueva vida con un aire más fresco, alegre, aunque sigue remitiendo al inconfundible toque nórdico.

Los tonos verde menta y azules han copado sus paredes, mientras que el mobiliario y los accesorios destacan en sutiles neutros. Las lámparas de araña de cristales conviven en perfecta armonía con alfombras de fibras naturales, antigüedades y obras de arte más contemporáneas. El resultado es moderno y de lo más acogedor.

portada Mette-Marit de Noruega

También te interesará

La dificultad de Mette-Marit de Noruega ante la tozudez del rey Harald

Una de las fotos más llamativas retrata a la princesa Mette-Marit sentada en un  sofá estilo Luis XVI, pero modernizado con una preciosa tapicería de rayas en blanco y verde.

La princesa Mette-Marit, inseparable de su perrita

La princesa Mette-Marit, inseparable de su perrita.

Casa Real de Noruega.

En su regazo encontramos a la perrita de la familia, una labrador llamada Molly, a la que el pasado 17 de mayo veíamos también en el posado por el Día Nacional de Noruega.

La familia también tenía otro labrador, Muffins, pero murió hace poco más de un año. Los príncipes herederos siempre han acogido a perros en su hogar y han presumido de ellos en público y en privado.

Los detalles artesanales de la decoración de la casa de Haakon y Mette-Marit

Pasando a los detalles más concretos, en el salón sobresale una alfombra de lana con motivos abstractos y coloridos colgando de una de las paredes. Dada la afición por la artesanía de Mette-Marit (que incluso tiene un telar en su propia casa), se sospecha que esta pieza podría haber salido de las manos de la mismísima princesa. 

En otro rincón cuelga un cuadro con un paisaje marino en tonos pasteles, acorde a la suavidad general de la decoración. 

Detalle de la residencia de Skaugum

Uno de los espacios de la residencia de Skaugum, decorada con una alfombra de lana.

Casa Real Noruega.

La princesa, vestida con un diseño blanco roto de Gabriela Hearst y salones de Louboutin, también posa delante de una librería de madera pintada de verde y repleta de obras. Hay que recordar que Mette-Marit es una ávida lectora y que ejerce como embajadora de la Literatura noruega en el extranjero desde 2017.

Imaginamos que estas estancias pasa mucho de su tiempo cuando tiene que guardar reposo debido a la fibrosis pulmonar crónica que le diagnosticaron en 2028.

Mette-Marit de Noruega, en su nuevo retrato oficial

La princesa Mette-Marit de Noruega, de 50 años, en un retrato luminoso y natural.

Casa Real de Noruega.

Durante la pandemia, los príncipes herederos y sus hijos pasaron el confinamiento en esta residencia de Skaugum y desde ahí atendieron muchos de sus compromisos. Incluso compartieron algunas instantáneas en sus redes sociales.

Gracias a eso descubrimos que Haakon tiene un despacho decorado en tonos azules y con su mesa de trabajo situada bajo un amplio ventanal que inunda la estancia de luz. Ahora hemos conocido otros rincones 'secretos'.

Si de algo podemos calificar esta casa es de luminosa. Y como una casa cálida, confortable y vivida que habla de sus dueños como de personas amantes del llamado lujo silencioso. Sin estridencias. Un estilo aparentemente sencillo, pero lleno de clase gracias a piezas escogidas con mucha solera. 

Aparecen libros, fotos familiares, flores y otros detalles que la alejan de un 'decorado' y que convierten esta residencia no solo en un espacio para lo público, sino también en un perfecto hogar para su vida privada.