Las familias de Haakon y Mette-Marit de Noruega reciben en su casa de verano a Victoria de Suecia y los suyos, demostrando los fuertes lazos personales que les unen.


Los príncipes de Noruega y Suecia se llevan de maravilla. No solo gracias a la cercanía física de sus respectivos reinos y por tener en común la cultura escandinava. Además les unen siglos de historia común y lazos familiares forjados a través de amores y alianzas. El hecho es que tenemos una prueba más de esta cercanía. Estos últimos días las familias de Haakon de Noruega y princesa Victoria han vuelto a encontrarse cara a cara y a demostrarse el afecto que se tienen.

En esta ocasión han sido la princesa Victoria y su marido, Daniel Westling, los que han viajado para ver a sus amigos. Una cita de la que han dejado constancia en las redes sociales de la Casa Real noruega con una fotografía en la que queda clara su simpatía mutua.

Redes sociales.

«El matrimonio del príncipe heredero y su hija la princesa Ingrid Alexandra han pasado unos hermosos días de final de verano en Gotland, en el mar Báltico, junto con la familia de la princesa heredera sueca», dicen en el texto.

«El príncipe y la princesa mantienen un contacto estrecho e íntimo con las Casas Reales escandinavas y agradecieron mucho la visita de la princesa Victoria y del príncipe Daniel», concluyen.

En esta fotografía, el grupo posa en un bosque, con ropa informal y en un bosque, como si estuvieran dando un paseo disfrutando de la naturaleza. Mette-Marit luce shorts y Victoria va en vaqueros. Con ella, además de su marido, han ido sus dos hijos, los príncipes Estella (9) y Oscar (5). Por parte de Haakon y Mette-Marit solo vemos a la princesa Ingrid Alexandra (17), pero no a su hermano, el príncipe Sverre Magnus (15).

En el centro aparece el marido de Victoria, Daniel Westling, quien esos días cumplió 48 años (en concreto el pasado 15 de septiembre). ¿Quizás aprovecharon para celebrarlo juntos? Se trata de una nueva imagen del príncipe tras los rumores sobre su supuesta recaída de salud. Recordemos que el joven padece una enfermedad renal congénita y que se sometió a un trasplante de riñón en 2009.

Kungahuset.

Precisamente la foto que publicó la Casa Real sueca con motivo de su último aniversario desató las dudas al apreciar su delgadez y rostro algo demacrado. Esa instantánea también estaba tomada en un bosque, muy parecido al del fondo de esta nueva imagen, por lo que se apunta a que podría haberse captado en el mismo lugar durante estos días de vacaciones conjuntas.

El gesto entre todos es de cariño, casi familiar. No es la primera vez que se producen estos encuentros alejados del protocolo y de las citas oficiales. En su agenda siempre tienen hueco para ellos.