"El corazón de nuestra sociedad sigue latiendo. Aunque lleve tiempo, todos juntos podremos acabar con esta crisis", ha asegurado el monarca.


El pasado viernes por la noche, el rey Guillermo de Holanda se dirigió a los ciudadanos para mandarles un mensaje de apoyo a los ciudadanos ante la grave crisis sanitaria a la que se está enfrentando Europa y, en concreto, Países Bajos. El monarca ha hecho hincapié en la unidad para vencer juntos esta enfermedad. «No podemos detener el coronavirus, pero el virus de la soledad sí que puede«, reiteraba.

Además de recalcar la obligación de quedarse en casa para poder frenar todos juntos el avance del virus, Guillermo de Holanda también quiso tener unas palabras de cariño para todos aquellos que están trabajando a destajo para frenar la pandemia y aliviar la catástrofe sanitaria.

«Con la llegada del coronavirus, nuestro país cambió de manera drástica en tan solo unas semanas. Es muy importante que todos sigamos las instrucciones que los expertos nos hacen llegar. Estas medidas son necesarias para frenar la propagación del virus», comenzaba. Por otro lado, el soberano mostraba su preocupación por las personas más vulnerables: «Debemos asegurarnos que nadie se siente abandonado en estos momentos.  Cada persona tiene sus propias experiencias y las experimenta de una manera diferente. Sin embargo, espero y confío que este sentido de unión y orgullo continúe conectándonos en estos difíciles momentos».

Palabras de apoyo y agradecimiento

El marido de Máxima de Holanda también aprovechó su intervención en la televisión para mandarle unas palabras de apoyo a los familiares de los fallecidos por coronavirus. «Queremos mostrar nuestra profunda solidaridad con los familiares de las personas fallecidas, así como con todos los pacientes que han dado positivo en las pruebas y que permanecen aisladas en casa o en un hospital», ha asegurado. «Entiendo el dolor de las personas que no pueden visitar a su ser querido, sea su madre, padre, abuelo o abuela, en los asilos. Somos conscientes de que, en estos momentos, solo quieren cogerles la mano para que no se sientan solos y darles consuelo», explica.

Ante el parón de la sociedad para hacerle frente al avance la pandemia, Guillermo de Holanda ha querido tener un guiño con todos aquellos que son imprescindibles para garantizar unos mínimos para la ciudadanía: «A todos los que trabajan en la parte logística, supermercados, limpieza, educación, guarderías, transporte público, policía… Estamos contigo en estos difíciles momentos. Solo podemos darte las gracias por tu trabajo. Sin ti, no funcionaría. Mi corazón, y el de mi familia, está con todos aquellos que también miran con preocupación la continuidad de su negocio. Es terrible ver cómo peligra tu propio negocio, al que le has dedicado tanto tiempo y amor durante muchos años, se detiene».

El hijo de la reina Beatriz ha querido trasladarle un simpático mensaje a todos los niños de Países Bajos y ha asegurado que los tiene en sus pensamientos y que entiende cómo pueden sentirse. «Al principio, puede ser muy emocionante ser libre. Pero ese sentimiento termina y es muy difícil no poder sobrellevar la situación. Igualmente, me solidarizo con aquellos padres que intentan que se han visto sobrepasados al tener a sus hijos en casa y tener que compaginarlo con su teletrabajo».

«El corazón de nuestra sociedad sigue latiendo»

«Soy consciente de que todos echamos de menos ir al trabajo, vernos con nuestros amigos, ir al gimnasio, el café de las mañana, pasar un fin de semana en familia fuera de casa, ir a misa… Por fortuna, ante la adversidad, lo cierto es que esta enfermedad nos ha demostrado el carácter humano y solidario de todas las personas. Y ahora mismo, esto es lo que más necesitamos. El corazón de nuestra sociedad sigue latiendo. Aunque lleve tiempo, todos juntos podremos acabar con esta crisis», finalizaba de forma emotiva.

Guillermo y Máxima, alertados por un posible contagio

El pasado 17 de marzo, Guillermo y Máxima de Holanda regresaban a su residencia después de un viaje oficial a Indonesia. Su vuelta ha estado cargado de alarmismo por un posible contagio de dos ministros locales con los que mantuvieron contacto. Sin embargo, la Casa Real de Países Bajos comunicó de forma inmediata que los monarcas estaban siguiendo de manera estricta las recomendaciones de las autoridades sanitarias.