La reina Máxima vuelve a brillar con su estilo barroco y excesivo, con vestidos perfectos para esta temporada, donde nunca le falta la pamela.


La reina Máxima de Holanda ha regresado con las pilas bien cargadas tras un largo verano en el que, como suelen acostumbrar, se ha escapado con su familia a su residencia de Grecia. A la vuelta ha retomado su agenda con mucha fuerza, y derrochando estilo. O estilazo. El suyo, a lo grande, a lo ‘más es más’. En sus últimas apariciones públicas ha vuelto a dejarnos los looks que tanto amamos en ella: vestidos midi, alegres colores y pamelas, acompañados de su amplia sonrisa para todo.

Gtres.

Máxima viajó junto al rey Guillermo a la localidad de Deventer, cita para la que decidió estrenar un conjunto que no ha pasado inadvertido. Se trata de un original vestido verde plisado con estampado floral y manga kimono. De nuevo de la firma Natan, una de sus favoritas (también de la reina Matilde de Bélgica).

Una vez más, los complementos pusieron la nota final importante, con una gran pamela, cartera, guantes de piel y unos salones en color berenjena, además de largos pendientes en el mismo tono, que contrastaban con el poderoso verde.

Hoy mismo Máxima de Holanda ha vuelto a aparecer, pero esta vez en la localidad de  Midden-Groningen, donde ha inaugurado un Centro Cultural y Administrativo del Ayuntamiento. Para esta cita ha escogido un vestido de rayas en tonos tierra, inspirado en un caftán, y de nuevo con pamela.

Gtres.

A sus 50 años, Máxima sabe lucir como nadie piezas de diversas procedencias y no precisamente discretas. Todo un arte en el que ella es la gran maestra, reinventando esta tendencia que tiende al barroquismo de estilo.

A pesar de que en el último año su popularidad ha bajado un poco, según las encuestas, sobre todo tras el traspié de sus vacaciones griegas del año pasado, en plena pandemia, lo cierto es que su figura continúa siendo un gran baluarte en la Familia Real de los Países Bajos.

Casa Real Holanda

El pasado 30 de agosto tuvo que decir adiós a su hija mediana, la princesa Alexia, quien se ha marchado a estudiar al internado UWC Atlantic College de Gales (Reino Unido), el mismo en el que está la Princesa Leonor. También su hija mayor, la princesa Amalia, se ha graduado y encara el próximo año con un posible viaje ‘de experiencias’ en mente. En diciembre cumplirá la mayoría de edad. Así que en palacio se preparan para afrontar muchos cambios. Lo que no cambia es el estilo ‘marca de la casa’ de Máxima.