La princesa Mary de Dinamarca retoma su agenda oficial para defender el medio marino, mientras su cuñado, el príncipe Joaquín, continúa recuperándose de un ictus.


Después de varias semanas ‘desaparecida’ disfrutando de sus vacaciones en familia, Mary de Dinamarca ha vuelto a hacer aparición con una causa que le entusiasma: la defensa del medioambiente. No es casual que su ‘vuelta al cole’ haya sido presidiendo por primera vez un acto como presidenta de honor del Fondo Mundial para la Naturaleza WWF, cargo que ocupó el pasado junio, en sustitución del fallecido príncipe Henrik, su suegro, que lo había ostentado desde su fundación en 1972. En concreto, la princesa asistió al Centro Kattegat en Grenå.

Durante este acto Mary de Dinamarca participó en un evento a favor de las mantarrayas, un animal marino que está amenazado de extinción en aguas danesas. La princesa también puso en libertad varios erizos de mar, cosa que se hacía por primera vez en su país.

Pese a su sonrisa y profesionalidad, la esposa de Federico de Dinamarca tomaba la avanzadilla de la Familia Real danesa en la agenda oficial en un momento complicado. Su cuñado, el príncipe Joaquín, sufrió un ictus hace unas semanas, cuando se encontraba de vacaciones en el castillo francés de Cayx, la residencia de verano familiar desde su infancia. Fue hospitalizado y posteriormente dado de alta para su recuperación. Una fotografía facilitada por la Casa Real lo mostraba precisamente junto a su hermano mayor, el heredero, descansando en este mismo lugar.

Justamente en esta primera aparición oficial era obligado preguntarle por esta circunstancia, a lo que ella no tuvo inconveniente en responder, si bien con mucha discreción. Según Mary, después de la visita de su marido a Cayx para verle en persona, este había regresado bastante aliviado porque la recuperación marchaba bien.

Este 2020 está siendo complicado en muchos niveles, sobre todo a causa de la pandemia del coronavirus, pero además también por el estado de salud de un miembro tan querido de su familia. Mary y los suyos, el príncipe Federico y sus cuatro hijos, han disfrutado de unos días de vacaciones en la localidad de Skagen, en la península de Jutlandia. Allí se han dejado ver muy relajados, charlando en la playa, paseando a sus perros, montando en bicicleta y juntándose con algunos de sus mejores amigos. Al igual que ocurre otros años, los ‘royals’ nórdicos suelen ser de los primeros en volver a sus tareas oficiales y así hemos podido ver de nuevo a la exabogada australiana.

Mary de Dinamarca lucía un excelente aspecto, con un look compuesto de falda midi de la firma Apiece Apart junto a una blusa de tirilla estampada y unos originales pendientes de gran aro dorado de Dulong. Como remate, una coleta, el peinado que está triunfando este verano entre las mujeres de la realeza, entre ellas nuestra Letizia. Y una gran sonrisa para retomar la rutina, dentro de lo que cabe.