La princesa se encuentra acompañando a sus cuatro hijos en Verbier (Suiza). Mientras ellos estudian, ella aprovecha para hacer deporte en la nieve y posa con la estrella de la familia.


«Un saludo desde las montañas, donde Grace disfruta de las montañas y la nieve». Así reza el texto adjunto a una serie de nuevas fotos subidas a sus redes sociales por la princesa Mary de Dinamarca. Lo hace desde su «retiro» en la localidad de Verbier (Suiza), donde permanece junto a sus cuatro hijos mientras estos estudian durante cuatro meses en un internado. Pero os preguntaréis, ¿quién es Grace?

Grace es una perrita, la mascota de la familia. Y su gran orgullo, tanto como para hacerla protagonista de este post. De hecho, aparece en las cinco fotografías colgadas , tanto en solitario, como acompañada por su dueña y el pequeño Vincent, mellizo de Josephine. En esta ocasión el niño es el único de sus hijos en salir.

Mary de Dinamarca posa en una instantánea con atuendo deportivo. No en vano, el internado se encuentra muy cerca de la estación de esquí de Verbier. La princesa luce una banda en la cabeza, gafas de sol y lleva una mochila a la espalda, como si estuviera realizando alguna actividad tipo caminata por la nieve. Rodeada por un paisaje idílico y respirando aire puro, la esposa de Federico de Dinamarca luce un aspecto muy saludable.

La estancia de los príncipes Christian, Isabella y los mellizos Vincent y Josephine comenzó a principios de enero y se prolongará hasta la primavera. Su madre decidió trasladarse con ellos dada su corta edad, lo que ha motivado que suspenda temporalmente sus actos de agenda, con alguna excepción. Mary reaparecía también tras la polémica que ha originado el conocerse que los príncipes herederos tenían en propiedad el chalet situado en los Alpes donde ahora mismo reside la princesa, y no alquilado como se pensaba.