Duelo de estilo oriental entre las dos consortes árabes más famosas. Y es difícil quedarse con una…


Rania de Jordania es el máximo exponente de la belleza árabe en el mundo. O al menos la más conocida. Pero la sigue muy de cerca otra soberana consorte, la jequesa Mozah bint Nasser de Catar. También esta tiene un papel oficial muy activo en su país y ha roto con muchos esquemas de la mujer árabe representando una cierta apertura en costumbres cerradas durante siglos. Pocas veces hemos podido verlas juntas, y la última vez tenemos que remontarnos a 2011, pero la espera ha terminado ¡y es maravillosa!

Redes sociales.

El rey Abdullah de Jordania y su esposa han realizado estos días un viaje de trabajo a Catar, donde fueron recibidos por el jeque y su mujer. Tras la cálida bienvenida, los hombres se reunieron por un lado y las señoras por otro. El encuentro entre Rania y Mozah se produjo en en el palacio Al Ramlah de Doha, donde no faltaron gestos corteses y sonrisas relajadas, habituales en estas citas al máximo nivel.

«Ha sido un placer ponerse al día hoy con Su Alteza la Jequesa Moza bint Nasser», ha escrito Rania en sus redes sociales.

Redes sociales.

La entrevista se ha acompañado con varias fotografías en las que podemos disfrutar del estilo de dos de las mujeres más elegantes del mundo. Mientras la reina jordana eligió un llamativo conjunto de pantalón de seda de color mostaza, firmado por Erdem, valorado en 1.500 euros, la jequesa catarí apareció con una blusa de rayas de aire étnico y una falda larga de cintura alta y con botones de tipo marinero, de Gaultier. Melena suelta para Rania y el pelo recogido bajo un turbante para Mozah, como acostumbra en sus actos oficiales.

Un ‘duelo’ servido en las alturas entre dos auténticas divas de Oriente Próximo, entre las que resulta difícil elegir una ganadora. Lo que es seguro es que las dos saben muy bien cuáles son los códigos de vestimenta en un país de mayoría musulmana. Es decir, mucho decoro. Nada de escotes, minifaldas o brazos al aire.

Por supuesto, las dos aceptan estas condiciones y nunca se las han saltado. De hecho, Rania de Jordania está convirtiendo en uno de sus ‘musts’ de estilo las blusas lady con cuello alto y lazada.

Redes sociales.

Rania tiene 51 años y Mozah, 62. Una diferencia apenas perceptible, pues también comparten su afición a los tratamientos estéticos, gracias a lo cual presumen de una ‘eterna juventud’.

Mozah bint Nasser es una de las tres esposas del exemir de Catar, Hamad bin Jalifa, con quien se casó en 1977 y tiene siete hijos. Ella es su favorita y la única que ejerce una función oficial, además de ser la madre del actual emir, Tamin bin Hamad, que subió al poder tras la abdicación de su padre en 2013. ​

​Por la noche, la anfitriona organizó una cena en honor de Rania de Jordania, pero no se han facilitado fotografías del momento. Una lástima, porque nos quedamos sin otro de estos esperados duelos de moda. Recordemos también lo que dio de sí el cara a cara de la jequesa con la Reina Letizia (entonces Princesa) durante su visita a Madrid en 2011.