A punto de cumplir 20 años de casados, los príncipes herederos de Noruega mostraron su complicidad en un ejercicio de salvamento marítimo.


El príncipe Haakon de Noruega y su esposa, Mette-Marit de Noruega, han reaparecido juntos para llevar a cabo una actividad algo diferente. Al aire libre, frente al mar, entre barcos… Y todo para apoyar a la Sociedad de Rescate Marino de Noruega en su campaña de verano. Puestos a dar ejemplo, ellos han sido los primeros en mostrar sus habilidades en las técnicas de salvamento… o mejor dicho el heredero, ante la divertida mirada de la princesa.

Gtres.

La cita era en el puerto deportivo de Oslo, donde les esperaban los responsables de la organización. Allí una joven ha explicado al futuro rey cómo debía practicar el boca a boca ante una posible situación de ahogamiento. Un torso dedicado a tal efecto reposaba en el suelo. Tras comprobar cómo lo hacía la profesional, Haakon ha procedido a probar él mismo. Mette-Marit permanecía a su lado de pie, observando cómo su marido llevaba a cabo la técnica de resucitación cardiopulmonar con bastante soltura.

La práctica ha terminado con el aplauso de los presentes y en especial el de su esposa, quien sin dejar de sonreír se ha abrazado a él. Mette-Marit lucía un vestido lápiz blanco, con bailarinas planas de color nude y una chaquetita fina azul claro. Un aspecto muy saludable que viene a confirmar su recuperación tras el bache de salud que sufrió el 2018.

Gtres.

Entonces le fue diagnosticada una fibrosis pulmonar crónica, que aunque no se cura, sí requiere de algo más de descanso para estar bien. Por este motivo, la Casa Real noruega anunció que la princesa heredera cumpliría con una agenda oficial algo más reducida, que le permitiera sobrellevar de la mejor manera posible su enfermedad. Esto no le impide llevar adelante sus compromisos, como demuestra este y tantos otros en los que Mette-Marit siempre procura sacar lo mejor de sí. De hecho, hace solo unos días la pareja era vista montando en kayak.

Muy pronto los príncipes y sus dos hijos, la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre Magnus (además de Marius, el hijo mayor de Mette-Marit), podrán disfrutar del verano. Y el próximo 25 de agosto celebrarán su 20 aniversario de boda.