Todos los detalles del Día Nacional de Mónaco ¡lleno de niños!

Alberto y Charlène presiden la mayor festividad del Principado, rodeados de (casi) todos los suyos: Carolina, sus hijos, sus sobrinos y los hijos de estos. ¡Por fin vemos la carita de los nietos pequeños de Carolina!

Un año más, el Principado celebra hoy su día grande, su Fiesta Nacional. Y para ello se han reunido toda la familia Grimaldi, dando ejemplo de unidad y armonía, al menos de cara a la galería. Alberto y Charlène, como Príncipes reinantes, y tras ellos los demás, comenzando por Carolina de Mónaco, la ‘primera dama’ oficiosa. Pero hay muchas más sorpresas, como ver cómo crece la nueva generación Grimaldi.

Los Grimaldi unidos, aunque con algunas ausencias

Otro de los grandes alicientes del día es volver a ver a los Grimaldi, juntos y unidos. No ha faltado casi nadie: tres de los cuatro hijos de Carolina, ellos con sus respectivas esposas e hijos; y los dos mayores de Estefanía de Mónaco. No estaba Carlota Casiraghi, quien acaba de dar a luz a su segundo hijo; ni Camille Gottlieb, la hija pequeña de Estefanía.

Así es el hijo mayor de Pierre Casiraghi: ¡guapísimo!

En el balcón destacó una pequeña presencia, la de Stefano Casiraghi, el mayor de los dos hijos de Pierre Casiraghi y Beatrice Borromeo. El próximo 28 de febrero cumplirá 2 años, pero en todo este tiempo no habíamos tenido oportunidad de verle en público. Y es como cabía esperar con semejantes genes: ¡guapísimo!

El pequeño estaba muy interesado en las acrobacias aéreas

Pierre, un guapísimo padrazo

Pierre, todo un padrazo, ha sostenido en brazos a su pequeño en todo momento. Quien todavía sigue siendo un misterio es el segundo de sus hijos, Francesco, nacido el pasado 21 de mayo. En la foto, junto a ellos y abajo, también vemos a Sasha, el mayor de los tres hijos de Andrea Casiraghi y Tatiana Santo Domingo, de cinco años.

Los hijos mayores de Estefanía de Mónaco

En la comitiva familiar también brillaban los hijos de Estefanía, Louis y Pauline Ducruet. El joven acaba de anunciar que se casará en el verano de 2019 con su prometida, Marie Chevallier. Pauline, gran amante de la moda, lucía una coqueta boina y pendientes de perlas.

Alexandra, la pequeña de la familia

Tampoco ha faltado Alexandra de Hannover, la hija pequeña de Carolina de Mónaco, fruto de su matrimonio ya roto con Ernesto de Hannover, que ya tiene 19 años. En esta ocasión no la vimos del brazo de su novio, y sí del de su primo Louis.

Cambio de pareja

Tras los primeros actos oficiales, la familia ha dado un paseo que nos ha permitido observar más detalles. Alexandra, que iba vestida con un traje mini de Chanel, se ha cambiado de brazo, esta vez por el de su hermano mayor, Andrea.

Tatiana Santo Domingo, mamá de tres hijos

La esposa de Andrea, Tatiana Santo Domingo, escogió otro look clásico, con tocado, tan poco habitual en el estilo boho chic de la joven. Ella también fue mamá recientemente: su tercer hijo, Maximilian Rainier, vino al mundo el pasado 19 de abril.

Beatrice Borromeo, madre hace seis meses

Otra de las nuevas damas Grimaldi, Beatrice Borromeo, ha hecho una aparición estelar en la Fiesta Nacional de Mónaco.

Un atuendo clásico y elegante

Hace solo seis meses dio a luz a su segundo hijo, Francesco. Al igual que su cuñada Tatiana, la bella italiana se ha dejado ver con un clásico abrigo con cuello de piel y un tocado con lazada y plumas.

Después los Grimaldi han posado desde el balcón del palacio

Una vez en el palacio de Montecarlo, los Príncipes han salido al balcón para proceder al tradicional posado. Allí ya hemos podido ver a sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, encantados con el ambiente festivo.

Un balcón muy concurrido

El resto de los Grimaldi también se han dejado ver en los balcones, en los que casi no cabía un alma más. ¡Sobre todo niños!

Pierre y Stefano, la sensación del día

El hijo mayor de Pierre empieza a ser una estrella

Carolina, con sus nietos Max y Francesco

Carolina ya ejerce de orgullosísima abuela. Siete nietos tiene ya. En esta foto la vemos con dos de los pequeños, Max y Francesco.

La abuela con más estilo

Los niños inundan la festividad de Mónaco

Esta imagen puede ser la más representativa de la jornada en Mónaco. Un balcón palaciego lleno de niños, irradiando belleza y felicidad.

Alberto y Charlène de Mónaco, solemnes a su llegada al Palacio

Charlène y Carolina, cuñadas… ¿y amigas?

Hasta que el príncipe Alberto decidió casarse y dejar su dorada soltería, pasados los 50 años, fue Carolina de Mónaco quien ejerció de Primera Dama del Principado. Cuando llegó la exnadadora sudafricana y se casó con su hermano, ella necesariamente pasó aun segundo plano. ¿O no?

Un estilo compartido

Porque el hecho es que aunque Charlène es la Princesa titular, Carolina de Mónaco continúa teniendo mucho peso en la vida social y oficial del Principado. Así lo desea su hermano, para quien es un elemento fundamental de apoyo. Y además el pueblo monegasco, que aprecia mucho su labor durante tantas décadas.

El estricto look de la Princesa

Para esta cita Charlène siempre elige atuendos elegantes y serios, acordes con la solemnidad de la jornada. Para ello son imprescindibles varios elementos, sobre todo en cuanto a complementos.

El tocado volante de Charlène de Mónaco

Esta vez la Princesa ha optado por un chaquetón estampado de corte evasé y con cuello alto, guantes negros y pamela a juego, un tocado de tipo platillo volante, ladeado.

El rostro de Charlène, siempre a examen

Como siempre, Charlène de Mónaco es observada de cerca, sobre todo su rostro. A sus 40 años muestra unos rasgos bastante cambiados respecto a cuando la conocimos. Tras operarse la nariz y someterse a varios tratamientos estéticos (relleno de labios y pómulos, bótox, etc), la joven parece otra, pero no, es ella…

Estefanía de Mónaco, con abrigo rojo