La sorpresa fue mayúscula cuando en esta gala de moda aparecieron la princesa Charlène de Mónaco y su hija, la princesa Gabriella, en el primer acto de las dos en solitario. Además se daba la circunstancia de que era el primer compromiso oficial protagonizado por la pequeña, de 7 años, y su madre quiso que todo saliera a la perfección. Para ello la visitó de largo por primera vez y no con cualquier vestido, sino con un modelazo que completó con un minibolso brillante.

charlene de monaco, gabriella de monaco
Gtres.

Se celebraba la Semana de la Moda de Montecarlo, de la que Charlène es presidenta de honor y desde el palacio Grimaldi se consideró oportuna la presencia de la esposa del príncipe Alberto ahora que ya está prácticamente recuperada de sus problemas de salud.

Esta era también la tercera aparición pública de la princesa tras regresar, el pasado marzo, de la clínica privada de Suiza en la que estuvo ingresada durante cuatro meses para restablecerse de un «profundo estado de fatiga general». Sus anteriores salidas fueron siempre con su marido y sus dos hijos: primero a una carrera de Fórmula E en Montecarlo y después al torneo de rugby de Santa Devota.

gabriella de monaco
Gtres.

«Me encantó cada momento en el que preparé a mi princesa para su primer evento oficial. Estamos deseando pasar una velada genial en los premios de la moda», escribió la princesa Charlène en sus redes sociales poco antes de acudir a la cita.

charlene de monaco
Gtres.

Precisamente esa misma tarde tenía lugar la entrega de los galardones de la moda por parte de Charlène y su hija. Gabriella eligió un vestido largo con estampado de flores brillantes, enaguas de tul y con un volante asimétrico en un hombro. No le faltaba detalle, ya que incluso se colgó del hombro un bolsito joya.

No es la primera vez que la pequeña muestra su coquetería infantil y en sus gustos fashionistas sin duda influye su madre en primer término. Así, la princesita está familiarizada desde muy niña con las grandes marcas de la moda, entre cuyas favoritas figura Dior Baby.

Mientras tanto, Charlène se decantaba por un vaporoso vestido de gasa con manga larga, pero abierta en los lados, que combinó con unos llamativos pendientes. Su pelo continúa siendo muy corto y rubio platino.

Ambos diseños eran de la firma Terrence Bray.

charlene de monaco, gabriella de monaco
Gtres.

El gran momentazo llegó cuando las ‘royals’ subieron al escenario para hacer entrega del premio al diseñador emergente para Abdul Al-Romaizan por su marca, Ramzen. Charlène guió los pasos de su hija, quien sostenía el trofeo que iba a otorgar al ganador. Luego posaron ante las cámaras y la niña no pudo evitar algún gesto de timidez. Su mamá estuvo muy pendiente de ella y la ayudó en todo, superando juntas este ‘bautismo de fuego’ público.

La princesa Charlène reaparecía también después de haber firmado supuestamente un acuerdo con el príncipe Alberto por el que este le pagaría 12 millones de euros al año a cambio de no separarse y seguir representando al Principado en actos oficiales.

Sea como sea, después de esta sorpresa, Charlène ya tiene en el calendario otra salida: será el próximo 5 de junio para participar en el Water Bike Challenge, una carrera a bordo de bicicletas acuáticas, en la que competirá la propia Charlène. No es la primera vez que demuestra su forma atlética en este torneo, que cubra un trayecto por mar entre Niza y Mónaco.