La princesa Charlène de Mónaco sigue preocupando, y mucho, a su pueblo y es que sus problemas de salud no parecen darle tregua, aunque desde el palacio se haya tratado de dar normalidad a su situación al poder regresar desde Sudáfrica al Principado tras reportar una pequeña mejoría en la grave infección que le obligó a pasar por quirófano hasta en tres ocasiones. La princesa se ha retirado de la vida pública y se ha centrado en sanar y recuperar el tiempo perdido con sus hijos y su marido, el príncipe Alberto. Un proceso que no ha llegado a su final y que está lejos de terminar, como así se han encargado de anunciar oficialmente desde el departamento de comunicación del palacio, que reconoce que la recuperación de la princesa Charlène es “alentadora”, aunque deberá estar ausente de las actividades públicas recluida en su clínica “unos meses más”, tal y como han recogido desde ‘Monaco Matin’.

Tras su regreso a Mónaco después de pasar seis meses en su tierra natal, la princesa Charléne decidió internarse en una clínica para sanar no solo las secuelas de sus operaciones de urgencia por la infección que sufrió en la garganta, nariz y oídos. También las heridas del alma surgidas en aquellos duros meses. El no poder comer, no poder llevar una vida con normalidad, el estar alejada de sus hijos y los constantes rumores de divorcio con su marido han hecho mella en ella y ha decidido poner tierra de por medio, internarse en una clínica y velar por su salud antes de retomar sus compromisos como representante de la casa principesca monegasca.

Desde que la princesa Charléne de Mónaco decidiese por decisión propia ser ingresada en una clínica, poco o nada más se ha sabido de ella. El príncipe Alberto ya dijo que antes de finalizar el año darían más información sobre su estado, pero este anuncio se ha limitado a decir que su evolución es “alentadora”, aunque su estancia en la clínica se alargará al menos “unos meses más”, lo que ha preocupado mucho a todos. Hace tan solo dos semanas sus hijos cumplían 7 años y quiso felicitarlos públicamente con una foto en la que Jaques y Gabriella aparecen en pijama en palacio soplando las velas de su tarta de cumpleaños: “Feliz cumpleaños mis bebés. Gracias a Dios por bendecirme con unos niños tan maravillosos. Estoy realmente bendecida. Os amo, mamá”, le dedicaba desde la distancia.

Redes sociales.

Después la hemos vuelto a ver, aunque no se trata de una aparición en sí, pues en el christmas navideño utilizado para felicitar las fiestas desde el Principado se ha optado por una ilustración de la familia al completo al lado de un árbol de Navidad. Una felicitación original que ha dejado buen sabor de boca, aunque ella no haya podido mostrar su imagen actual en plena lucha por recuperar la salud, algo que ya ha generado un sinfín de comentarios, al vérsele en las últimas ocasiones mucho más delgada, con el rostro demacrado y visiblemente más debilitada. Ha querido evitar ser presa de estos nuevos comentarios y se ha limitado a felicitar la Navidad con esta ilustración y un mensaje: “Deseo a todo el mundo unas bonitas y seguras fiestas. Con todo mi amor”, escribía.

Charlene de Mónaco felicitación navideña