La princesa Estefanía se quita años con un look casual y deportivo en su reaparición para un evento artístico solidario contra el sida.


Atrás quedaron sus ‘años locos’, la época de la ‘princesa rebelde’… Desde hace varios años, la princesa Estefanía de Mónaco ha preferido ocupar un segundo plano dentro del Principado y sus apariciones públicas son reducidísimas. Eso sí, si hay una causa en la que está involucrada al completo es la de la lucha contra el sida. Ella es la presidenta de honor de la organización FightAids Mónaco, con la que suele colaborar en múltiples iniciativas, y gracias a la última hemos podido volver a verla. Su reaparición no ha dejado indiferente a nadie.

FightAids Monaco.

La hermana pequeña de  Alberto de Mónaco acudió al acto de inauguración de una nueva escultura con fondo solidario, ya que se venderá para recaudar fondos en la lucha contra esa enfermedad. Se trata de un enorme perro, llamada Doggy John Monaco, cedida por el artista francés Julien Marinetti a favor de la causa y colocada en la terraza frente al emblemático Casino de Montecarlo. Un trabajo de corte pop y considerables dimensiones, lacada en blanco y rojo (los colores de la bandera nacional del Principado), que Estefanía firmó en una de sus patas para impulsar la venta. Está valorada en 500.000 euros.

JUNTO A SU HIJO Y SU NUERA

En esta cita estuvo acompañada por el mayor de sus tres hijos, Louis Ducruet, y la esposa de este, Marie Cavallier, que precisamente trabaja como responsable de eventos del Casino. Una pareja familiar que también quería apoyar este proyecto y que demuestra la buena sintonía con la princesa, quien también es una madre orgullosa.

FightAids Monaco.

Lo que también captó el interés fue la ‘nueva’ imagen de la princesa. Y es que, a sus 56 años, parecía haber retrocedido a sus tiempos de veinteañera. Estefanía no es una mujer que se distinga por estilismos glamourosos y excesivamente producidos. Al contrario, siempre apuesta por looks relajados y naturales. El maquillaje casi no existe para ella y su peinado básico es una sencilla coleta. No posee la elegancia de su hermana Carolina y tampoco la necesita. Estefanía está encantada de ser ella misma.

FightAids Monaco.

Pero en esta ocasión la princesa Estefanía compareció con un estilo muy fresco y juvenil compuesto a base de una chaqueta y top blancos (a juego con su mascarilla), pantalón fluido de rayas blancas y negras y unas zapatillas deportivas bancas. El toque coqueto y nota de color era el bolsito rojo que colgaba de su hombro. Vamos, toda una chiquilla.

Ahora solo le falta enamorarse, porque que se sepa, la princesa no tiene pareja oficial desde hace muchos años y su vida está colmada con estas causas solidarias y sus hijos, que quizás pronto la conviertan en abuela. Sus muchas relaciones amorosas en su juventud han quedado en el pasado y no parece tener interés en refrescarlas, pero ¿quién sabe?