Los Grimaldi han viajado hasta la ciudad de los Emiratos Árabes Unidos para visitar el pabellón monegasco de la Exposición Universal.


Después de haber estado alejada más de seis meses de Mónaco y de su familia, la princesa Charlène regresaba al Principado el pasado 8 de noviembre después de que sus médicos le dieran luz verde a poder viajar en avión. Tras permanecer en Sudáfrica debido a sus problemas de salud, la exnadadora se reencontraba con su marido, el Príncipe Alberto, y sus dos hijos y protagonizaban un bonito posado familiar. Ahora, se encuentra recuperándose en casa y por eso no ha podido acompañar al soberano en su visita a Dubái. En su lugar, ha sido Estefanía de Mónaco quien ha querido acompañar a su hermano en este viaje enmarcado dentro de su agenda oficial.

Estefanía de Mónaco, Alberto de Mónaco
Redes sociales

Este fin de semana, Alberto de Mónaco ha viajado hasta Dubái para visitar el pabellón monegasco de la Exposición Universal que se celebra en la mencionada ciudad de los Emiratos Árabes Unidos. Hace unas semanas, el monarca se mostraba de lo más positivo y expresaba su deseo de que su mujer, la princesa Charlène, le acompañara en esta visita. Sin embargo, la realidad es que no ha podido ser. La exnadadora se ha quedado en el Principado guardando reposo tras sus problemas de salud y ha sido Estefanía de Mónaco, y dos de sus hijos, quien ha acompañado a su visita.

Los Grimaldi han recorrido el pabellón por completo y han disfrutado de primera mano de la exposición dedicada a Mónaco, así como de un espectáculo a cargo del circo de Montecarlo, un concierto de la orquesta de los carabinero del Príncipe, así como una impresionante actuación del ballet de Montecarlo. Sin lugar a dudas, un divertido plan del que han querido llevarse un buen recuerdo y por ello no han dudado en inmortalizar algunos de los momentos de su recorrido por el pabellón. De la misma forma, también ha habido tiempo para que Alberto de Mónaco se dirigiera a los allí presentes y ha ofrecido su particular discurso.

A pesar de mostrarse siempre en un discreto segundo plano, lo cierto es que Estefanía de Mónaco ha estado al lado de su hermano en los actos oficiales mientras que la Princesa Charlène se encontraba en Sudáfrica recuperándose de sus problemas de salud. Es conocido por todos que el Príncipe Alberto tiene una predilección especial por su hermana pequeña, a quien considera su ojito derecho. La hija menor de Rainiero y Grace lleva una vida muy discreta, en la que tan solo cumple con los eventos programados en su agenda oficial.

Así fue la vuelta de Charlène a Mónaco

Charlène de Mónaco nunca pudo llegar a imaginar que una intervención dental pudiera provocarle una grave infección que haría que no pudiera coger un avión de regreso al Principado. Seis meses después de estar separada de los suyos, ha protagonizado un bonito reencuentro con sus hijos hace tan solo unos días. Sin embargo, según dejó entrever su cuñada, la exnadadora no planea vivir en palacio de manera habitual. En concreto, Chantell Wittstock indicó al ‘DailyMail’ que la Princesa no vivía siempre en palacio con su marido y que, en su lugar, ocupaba un lujoso apartamento de tan solo dos habitaciones, a escasos 300 metros de la residencia oficial de los Grimaldi. Ahora que ha regresado, tiene dudas de si seguirá con su independencia o si, por el contrario, pasará más tiempo con su esposo en casa. “No está claro aún dónde se instalará ni nada de eso, es decir, acaba de llegar y tiene aún que situarse. La princesa Charlène está muy contenta de ver a los niños y ellos de ver a su madre de nuevo”, explica Chantell Wittstock.

Por el momento no se la espera que Charlène aparezca en actos oficiales ni que vuelva a retomar su agenda. “Esto no pasa de la noche a la mañana. Ella, desde luego, se lo va a tomar con calma. Y sí, su principal prioridad ahora será pasar tiempo con sus hijos y su familia”, destacó su cuñada, esposa de su hermano, así como directiva de la fundación benéfica de Charlène.