Charlène de Mónaco lleva varias semanas recluida en un sanatorio en Suiza por sus problemas de salud. Pero hoy no ha querido dejar pasar el cumpleaños de sus mellizos, que celebran sus siete años lejos de ella


Charlène de Mónaco ha vuelto a dar señales de vida… y todo por sus dos hijos, los mellizos Jacques y Gabriella. En estos momentos, la princesa se encuentra en una clínica para recuperarse de su maltrecha salud. No hay imágenes ni declaraciones suyas desde que regresara al Principado tras seis meses en Sudáfrica aquejada de una grave infección. Pues bien, hoy ha querido ‘reaparecer’ para felicitar el cumpleaños a sus pequeños, quienes celebran sus siete años lejos de sus abrazos.

Redes sociales.

Con un bonito mensaje compartido en su cuenta de Instagram, Charlène de Mónaco ha expresado los mejores deseos para sus hijos: «Feliz cumpleaños, mis niños. Gracias a Dios por bendecirme con unos hijos tan maravillosos. Me siento verdaderamente bendecida. Os quiere, mamá».

El texto se ilustra con tres nuevas fotografías en las que se ve a Jacques y Gabriella comenzando a disfrutar de este gran día. Todavía vestidos con el pijama, están sentados sobre un gran cojín en el suelo, dispuesto en un rincón de un salón decorado especialmente para su ‘cumple’. Hay globos de colores y las letras formando el «Feliz Cumpleaños» en francés. Por supuesto, no les falta su correspondiente trozo de tarta con las velas, uno para cada uno.

 jacques y gabriella de monaco celebran su 7 cumpleaños
Redes sociales.

La princesa Charlène volvió a Mónaco el pasado 8 de noviembre tras un agotador periplo médico en Sudáfrica, donde se vio sorprendida por una infección de nariz, oídos y garganta. Eso hizo que no pudiera viajar de regreso a casa hasta medio año después, y después de haberse sometido a tres operaciones quirúrgicas en medio.

Durante todo ese tiempo estuvo alejada de su marido, el príncipe Alberto, y sus dos hijos, quienes solo pudieron visitarla en persona en dos ocasiones. Todo ello le ha pasado una factura inevitable.

Redes sociales.

A su regreso al Principado, todo parecía indicar que Charlène podría retomar sus compromisos. Sin embargo, poco después se desvanecieron las esperanzas. A través de un comunicado conjunto, el soberano y su esposa anunciaban que la princesa se iba a tomar un periodo de descanso para recuperarse por completo. «Su fatiga no es solo física», llegó a decir el monarca. «Estaba abrumada y no podía enfrentar los deberes oficiales, la vida en general o incluso la vida familiar». También aseguraban que la princesa no estaba en el Principado y que no iban a facilitar su paradero para preservar su tranquilidad.

Recientemente ha trascendido que ese lugar es la Paracelsus Recoveryuna clínica de lujo para pacientes con desórdenes emocionales situada en los Alpes suizos, conocida por ser «la clínica para adicciones y salud mental más individualizada y discreta del mundo».

Charlène de Mónaco Principado
© Palais Princier.

Esto hizo que Charlène se perdiera la celebración de la Fiesta Nacional de Mónaco, el pasado 19 de noviembre. Una de las imágenes más tiernas fue cuando su marido y sus hijos salieron a saludar desde el palacio Grimaldi, y los pequeños sacaron unos carteles con unos dibujos y unos mensajes escritos por ellos mismos dirigidos a su madre, diciéndole que la querían y la echaban de menos. En un día tan señalado como es su cumpleaños seguro que también notan su falta.

Fiesta Nacional de Mónaco
Gtres.