Los Reyes han ido por separado a citas muy distintas: mientras el rey emérito iba a un partido de fútbol, la monarca asistía a una entrega de premios.


Don Juan Carlos y Doña Sofía han disfrutado de sendos planes por separado en la noche de Madrid. Mientras el emérito se sentaba en el palco del Real Madrid para ver el encuentro de Champions entre el Real Madrid y el Manchester City, la Reina asistía a la gala de los Premios Iberoamericanos de Mecenazgo.

El rey emérito, en un partido de la Champions

El matrimonio se ha dejado ver por separado en dos escenarios completamente diferentes: el Santiago Bernabéu y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid. El rey se divertía junto a Florentino Pérez y otras personalidades del equipo blanco en el estadio de fútbol. Allí se le pudo ver muy relajado y sonriente, y en actitud muy campechana con sus compañeros de grada.

Mientras tanto, su esposa cumplía con sus compromisos de agenda rodeada de personalidades como las empresarias Esther y Alicia Koplowitz, el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, o la modelo Eugenia Silva.

El acto de entrega de los VI Premios Iberoamericanos de Mecenazgo reconocen cada año la labor de dos grandes mecenas, uno español y otro latinoamericano. Este año, Esther Koplowitz y Philippe de Montebello han sido reconocidos con los galardones, que han sido entregados por la Fundación Callia.

En esta entrega Su Majestad estuvo acompañada por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque; la presidenta de la Fundación Callia, Carmen Reviriego; y el director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Fernando de Terán.