El Rey Juan Carlos ha concedido una entrevista en la que ha revelado que ha roto cualquier vínculo que existiera con su hijo, el Rey Felipe.


El Rey Juan Carlos desde que se fuera a Abu Dabi apenas había concedido entrevistas. El emérito permanecía en silencio y eran muy pocas las noticias que llegaban sobre él hasta que se ha confesado con el periodista Laurence Debray, quien lanzará una biografía el próximo 6 de octubre en la que él será el absoluto protagonista: ‘Mi rey venido a menos’. Una obra literaria en la que incluso ha contado que ha roto cualquier relación con su hijo Felipe, el que, según don Juan Carlos, ni siquiera le felicitó por su 83 cumpleaños. No es el único asunto que ha tratado, también su marcha de España, la cual se produjo el año pasado. No tiene fecha de vuelta en mente y es que ni siquiera sabe si la gente desearía su retorno: «No lo sé en absoluto, algunos están muy contentos de que me marchara».

Gtres.

A pesar de que en un principio quiso ir a Portugal, le aconsejaron que no viajara tan cerca, una decisión de la que parece sentirse orgulloso. «Afrontaba muchas presiones. Desde aquí no molesto a la corona», dice el Rey Juan Carlos. Ir a Emiratos Árabes no fue casualidad, ya que allí tiene grandes amigos y se siente arropado por todos ellos. Su cabeza todavía está en España y así lo demuestran los hábitos que ha sido incapaz de abandonar desde que dejara el país. Se levanta a primera hora de mañana y desde su salón empieza a hacer ciertas rutinas para ejercitar su cuerpo, pues desea estar bien, aunque esté a miles de kilómetros. Lo que más echa de menos sin duda alguna es la comida, aunque tiene contactos que le envían jamón serrano desde nuestras fronteras.

Muy pendiente de todo lo que sucede aquí, el Rey Juan Carlos lee atentamente la prensa española y está en continuo contacto con parte de su familia. Se ha hecho fan de las videollamadas y, en especial, habla con sus abogados, quienes tratan los asuntos espinosos del Rey Emérito. «El Rey no suspira, no conoce la amargura, simplemente nota que su universo se ha encogido», dicen. Quien se pronunció también acerca de cómo se encontraba el Rey Juan Carlos en este momento es Carlos Herrera: «Yo le vi radiante, espléndido. Con la dificultad locomotriz que ha tenido siempre pero que supera muy bien». Este verano se reunió con él y sus conclusiones son claras: quiere volver a España. «Entiendo que quiera volver a su país aunque sea de visita, estoy convencido. También estoy convencido que algún día lo hará.», han sido sus palabras.