Tras su reciente viaje privado a Grecia, la emérita ha retomado su agenda de compromisos. Esta tarde ha presidido un concierto en Madrid.


A sus 82 años, la Reina Sofía tiene energía para parar un tren. Tras su viaje a Grecia, donde se reunió con su familia para celebrar el 81 cumpleaños de su hermano Constantino. la emérita ha retomado su agenda de compromisos oficiales. Si hace 24 horas participaba en una videoconferencia de la Fundación CIEN, con motivo del Día Mundial del ELA, este lunes se ha dejado ver en la ceremonia y concierto de clausura del curso académico 2020 / 2021 de la Escuela Superior de Música que lleva su nombre.

A la cita, celebrada en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, la madre de Felipe VI se ha presentado con un favorecedor traje de chaqueta con un blazer ajustado en blanco y un pantalón en azul marino, a juego con su mascarilla. La lluvia de Madrid no ha hecho sombra ni a su ‘look’ ni a su estado de ánimo. Relajada y sonriente, no ha dudado en posar ante las cámaras protegiéndose bajo un paraguas. Todo ello ante la atenta mirada de Paloma O’Shea, pianista, filántropa y Presidenta Fundadora de la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

Robert Smith

Curiosamente, la Reina Sofía y la hermana de Covadonga O’Shea han elegido un atuendo muy similar, combinando azul y blanco, para esta cita con la música a la que la emérita acude fiel cada año.

El próximo viernes presidirá un concierto en el Teatro Romano de Mérida

Cabe destacar que Doña Sofía, además de los Reyes Felipe y Letizia, y puntualmente sus hijas la Princesa Leonor y la Infanta Sofía, es la única que sigue manteniendo actividades oficiales como parte de la Familia Real. El próximo viernes se trasladará de la capital hasta Extremadura para presidir otro recital: el concierto extraordinario Música de Cámara en las Ciudades Patrimonio, en el Teatro Romano de Mérida (Badajoz). Una marcha imparable para una reina incombustible que no cesa de dar ejemplo de su compromiso con la institución que representa.

Con el Rey Juan Carlos retirado en Abu Dabi, la actividad incesante de la emérita no deja de causar fascinación y la admiración de los españoles. Lo sentido del deber no solo queda en evidencia en sus actos oficiales. También en sus viajes privados. Durante su reciente estancia en su tierra natal pudimos verla acompañando a su familia en una cita tan importante como el aniversario de su hermano Constantino. De allí tomaba un avión rumbo a Ginebra (Suiza), donde vive su hija menor, la Infanta Cristina, a quien visitó antes de volver a España y de quien ha estado más pendiente que nunca, en especial a raíz del ingreso en prisión de Iñaki Urdangarin, en 2018.