El Gobierno ha dado respuesta a los diferentes viajes que han hecho las hermanas del rey Felipe VI para visitar al rey Juan Carlos.


Los viajes que han realizado las infantas a Abu Dabi siguen despertando. polémica. Hasta la fecha, han sido cuatro los viajes que ha realizado la infanta Elena hasta Abu Dabi para visitar al rey Juan Carlos. También son dos los que se han confirmado de la infanta Cristina. Pero sigue habiendo una incógnita en torno a estos polémicos y comentados viajes. ¿Quién lo ha financiado? ¿Con qué dinero ha sido posible que las hijas del emérito se hayan trasladado a España para ver a su padre? Es una pregunta que se le ha planteado al propio Gobierno y a la que se ha dado respuesta este lunes a través del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática. La respuesta ha sido contundente. Patrimonio Nacional no asumido ese gasto. O sea, que el dinero de los contribuyentes se ha destinado en modo alguno a los vuelos que han realizado las hermanas a Oriente Medio.

Patrimonio Nacional no ha sufragado los viajes de las infantas a Abu Dabi

«Patrimonio Nacional gestiona los bienes de titularidad del Estado afectados al uso y servicio del Rey y de los miembros de la Real Familia, para el ejercicio de la alta representación que la Constitución y las leyes le atribuyen», ha señalado el Gobierno, según recoge Europa Press. En el comunicado se hace especial hincapié en que ninguna de las dos infantas forman parte de la Familia Real. Asimismo, se precisa quiénes son los miembros de la familia real desde el 19 de junio de 2014: el rey Felipe, la reina Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía, así como los Reyes eméritos: don Juan Carlos y Doña Sofía.

Tanto la infanta Elena como la infanta Cristina, según indica la respuesta del Gobierno, son consideradas «familia del Rey, no familia real, y por consiguiente Patrimonio Nacional no se hace cargo de ningún gasto asociado a estos». Este órgano dependiente del Ministerio de Presidencia, se encarga de “la conservación, mantenimiento, restauración, gestión y administración” de los bienes del Estado que utilizan los reyes, y por extensión la familia real. De este modo, el Ejecutivo ha resuelto un asunto de gran interés para muchos. Y ha dado contestación a la pregunta planteada por Miriam Nogueras, diputada de Junts per Catanlunya en el Congreso de los Diputados.

Gtres

Todas las veces que las infantas se han trasladado a Abu Dabi han sido motivo de malestar en la sociedad. Muchos han cuestionado el hecho de que volaran en medio de las estrictas restricciones de movilidad impuestas por las autoridades debido a la pandemia. Otra cuestión que ha preocupado a muchos ciudadanos ha tenido que ver con el origen de estos vuelos y de dónde ha salido el dinero para costearlos. El tema más delicado ha sido el porqué de su vacunación estado en Emiratos Árabes. Y es que el hecho de que recibieran esta protección que de estar en España todavía no habrían recibido ha levantado muchas ampollas.

La polémica vacunación de las infantas en Emiratos Árabes, objeto de numerosas críticas

Ante el revuelo que ocasionó su decisión, ambas explicaban sus motivos en un comunicado conjunto. «Ante las informaciones publicadas en la prensa sobre la vacunación de que he sido objeto, quiero efectuar la siguiente aclaración. Tanto mi hermana como yo hemos acudido a visitar a nuestro padre y con el objeto de tener un pasaporte sanitario que nos permitiera hacerlo regularmente, se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos. De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunación en España, cuando nos hubiera correspondido», decían.

Su argumento no pareció convencer a muchos y las consecuencias colaterales de su vacunación llegaron a salpicar al Rey Felipe y a doña Letizia. Pronto los monarcas enviaron un mensaje aclarando se vacunarán cuando les corresponda según su edad, al igual que al resto de ciudadanos.

A día de hoy, las hermanas del rey Felipe VI han evitado responder ante las cámaras sobre su vacunación. La polémica ha perseguido recientemente a la infanta Cristina, quien se ha trasladado a Vitoria desde Ginebra, donde tiene fijada su residencia, para estar al lado de su marido, Iñaki Urdangarin. Una vez más, la infanta ha sido cuestionada públicamente por su viaje. Un desplazamiento que no estaría prohibido pero sí se desaconseja si no es de carácter esencial.