La Heredera celebra su entrada en la adolescencia con mayúsculas y nosotros recordamos los momentos estelares de su vida.


La Princesa Leonor cumple este 31 de octubre los 15 años. Antes se solía decir que era la edad de la «niña bonita». Un momento clave en el que se pasa de niña a mujer, un paréntesis dorado en el que no se es ni una cosa ni otra. Pero su transición no es como la de otra jovencita cualquiera, claro está. Es hija de los Reyes Felipe y Letizia, la heredera al trono, la futura Reina de España. Por delante tiene una formación distinta, especializada y unas responsabilidades abrumadoras para afrontarlas ahora mismo. Pero ya está en el camino.

Desde hace un par de años la Casa Real ha diseñado una hoja de ruta en la que Leonor ha ido asumiendo poco a poco distinciones y cargos, adaptándose gradualmente a la representatividad que su corta edad le permite. Aún no tiene una agenda oficial definida, pero todo se andará. Por ahora continúa estudiando en el colegio Santa María de los Rosales de Madrid, junto a su hermana Sofía. Una vez que se acerque a la mayoría de edad, entrarán en juego otros elementos, como su formación militar. Al igual que está haciendo en estos momentos Elisabeth de Bégica, en la época actual una mujer heredera también tendrá que conocer de cerca los ejércitos de los que un día está destinada a ser su jefa.

En el horizonte planea además una más que segura etapa de estudios en el extranjero. En un mundo global es esencial. Su propio padre, Don Felipe, cursó el entonces C.O.U (último año antes de la Universidad) en Canadá. Y posteriormente realizó un master en la Universidad de Georgetown, en Washington. Ya sabemos que la Princesa domina a la perfección el inglés, y que además habla francés y se ha iniciado en el chino y el árabe.

Leonor forma parte de un abultado grupo de herederas femeninas que un día reinarán en sus respectivos países: Suecia, Bélgica, Noruega, Países Bajos… Un «equipo» al que nuestra Princesa se incorpora con todas las armas disponibles a su favor. Sobre todo con el ejemplo y la experiencia de sus padres, quienes han sido y son sus mejores guías en este trayecto hacia el  mundo adulto. También de su abuelo Juan Carlos, quien pese a sus últimos problemas, no podemos olvidar que fue el soberano de España durante casi 40 años y uno de los artífices de la Transición democrática.

La Princesa nació en la clínica Ruber Internacional de Madrid y al igual que su padre, han optado por que estudie en un colegio, rodeada de iguales, y no en palacio con un preceptor. Hasta ahora Leonor ha estado bastante protegida y sus apariciones públicas muy medidas, apenas cuatro al año (Misa de Pascua, Mallorca, Fiesta Nacional y Premios Princesa de Asturias), pero esto está cambiando. La hemos visto recibir con orgullo el Toisón de Oro, leer la Constitución Española y presidir por primera vez los galardones que llevan su nombre, donde además dio el primer discurso de su vida. Leonor suma y sigue, y nosotros ahora lo vamos a celebrar recordando los 15 momentazos de su vida. ¡Felicidades, Princesa!