La princesa de Asturias ha pronunciado al fin su esperado discurso en los Premios Princesa de Asturias. Analizamos lo más destacado de sus palabras, como la especial mención a su abuela, la Reina Sofía


El momento más esperado de los Premios Princesa de Asturias ya se ha producido. La princesa Leonor ha tomado cargo por fin de su posición en los premios que llevan su nombre, con la lectura de su primer discurso en Asturias. Un momento decisivo que marca un antes y un después en su carrera hacia el trono español, dado que, a pesar de que ya es la heredera de la corona, lo cierto es que no había dado visos de tomar posesión de sus funciones como miembro activo en la representación de la Casa Real hasta este viernes en el Teatro Campoamor.

La hija del Rey Felipe y la Reina Letizia comienza hablando de la ilusión que le produce presidir estos premios en Asturias, una vez que ha tenido constancia del cariño del pueblo con su familia. Continúa subrayando sus orígenes asturianos y cómo su vida siempre ha estado ligada a esta tierra. Lo curioso llega en las últimas palabras pronunciadas por la princesa Leonor en su discurso. Por un lado hace suyas que pronunció su padre el día que él presidió estos premios a su edad y, por otro lado, reserva un hueco muy especial de su discurso para agradecerle a la Reina Sofía su presencia y apoyo, aunque no hace mención de su abuelo, el Rey Emérito don Juan Carlos.

Reproducimos íntegro el discurso ofrecido por la princesa Leonor en su debut en la presidencia de los Premios Princesa de Asturias:

«Hoy es un día muy importante en mi vida que he esperado con mucha ilusión. Desde muy pequeña he visto el cariño y la emoción con que mis padres, Sus Majestades los Reyes, vienen cada año al Principado para presidir esta ceremonia y vivir todo lo que sucede en esta tierra durante los días de nuestros premios. Esto ya es motivo suficiente para que hoy me sienta muy feliz por estar aquí.

Mis padres siempre nos han hablado a mi hermana, la Infanta Sofía, y a mí de Asturias, de su cultura, historia y tradiciones. También de su naturaleza. Pero, sobre todo, nos han enseñado a querer y a admirar a los asturianos. Estaba pensando ahora en todo lo que vivimos durante nuestra visita a Covadonga el año pasado.

Asturias es, también, la tierra de mi madre, la Reina. Yo llevo sangre asturiana.

Es, además, la tierra que da nombre al título que ostento como Heredera de la Corona, al igual que hizo mi padre, el Rey, durante tantos años. Y lo hago con responsabilidad; me siento muy honrada con ello. Es un título que me compromete con la entrega y el esfuerzo de servir a España y a todos los españoles. En mi casa, las palabras España y Asturias siempre están unidas con la misma fuerza con que las ha unido la historia. Así lo siento en mi corazón.

Quiero dar las gracias en especial a quienes crearon esta Fundación hace casi 40 años, y a todos los que cada día le dedican su trabajo, su inteligencia y su generosidad.

Y, claro, quiero felicitar a los premiados, los protagonistas de este acto. Gracias por fomentar la cultura y la ciencia, por impulsar la solidaridad, por mejorar la educación. Gracias por trabajar para preservar la naturaleza y reducir las injusticias, la discriminación, la pobreza y la enfermedad. Estamos aquí para rendiros homenaje. Vuestras obras nos recuerdan que hay millones de personas que piensan y actúan para que el mundo sea mejor.

Me gustaría dar las gracias también a mi abuela, la Reina Sofía. Ella sabe lo importante que para mí es su presencia en esta ceremonia, que significa tanto para Asturias y para toda España. Gracias también a todos los que habéis querido acompañarnos y a los que apoyáis y ayudáis siempre a la Fundación. Este momento será inolvidable para mí. Como dijo mi padre a mi edad y aquí mismo, será un día que “llevaré siempre en lo más profundo de mi corazón”.

Muchas gracias».