Alto y claro. La Princesa Leonor ha elevado su voz adolescente durante su primer acto en solitario en el Instituto Cervantes. Sus cambios de tono y seguridad ya son muy evidentes.


Sin discurso oficial, pero con voz propia. Y una muy diferente, por cierto. La Princesa Leonor ya no es aquella niña que conocimos ni su tono es aquel infantil que escuchamos cuando habló en público por primera vez, el día que leyó la Constitución, el 31 de octubre de 2018. Ahora ha crecido y madurado en todos los sentidos. Su voz se ha tornado más grave y su actitud más segura, aunque no deje de traslucir una innegable inocencia adolescente. La mejor prueba es el reto que ha afrontado hoy mismo, con el que marca otro hito histórico en su vida. A sus 15 años, Leonor ahora ha dado un paso más para tener su propia Agenda Oficial.

Casa de S.M. el Rey.

De momento, la Princesa Leonor ha debutado en su primer acto oficial en solitario presidiendo el 30º aniversario del Instituto Cervantes en Madrid. Su padre lo hizo también a la misma edad, así que continúa un patrón claro que aúna emoción e institución. Ha llegado en su coche oficial sola, lo cual resultaba curioso tras toda una vida viéndola de la mano de sus padres, los Reyes Felipe y Letizia, y siempre apoyada en la complicidad con su hermana, la Infanta Sofía. Hoy estaba sola ante el ‘peligro’. ¿Y cómo lo ha solventado?

Aquí podemos verlo:

Sentada en primera fila entre los asistentes, flanqueada por Carmen Calvo y Luis García Montero, la heredera ha escuchado atentamente las distintas intervenciones. Aunque no estaba previsto que pronunciara palabras, sí han querido hacer un guiño en un día tan importante y así hemos podido volver a escucharla de nuevo.

Casa de S.M. el Rey.

En un instante ha esperado que le trajeran un micro de mano y ha hablado para felicitar a la Institución y a los responsables de la herramienta de la Biblioteca Cervantes Virtual (que ella utiliza mucho y le resulta «muy útil»), además de hacer una pregunta «como estudiante de la ESO». Leonor se ha interesado por la situación de los trabajadores del Instituto Cervantes que se encuentran trabajando fuera y ha terminado dando las gracias. Ella misma iniciará su periplo de formación internacional el próximo septiembre en el internado UWC Atlantic de Gales (Reino Unido). La Princesa ha hablado alto y claro.