La princesa Leonor y la infanta Sofía han ido a clase este lunes a pesar de que hay un compañero con coronavirus. Quieren dar una imagen de normalidad, pero han tomado medidas para evitar un contagio


El coronavirus está llegando a cotas preocupantes en España, superando ya el millar de infectados y 26 muertos. Y lo peor de todo es que las cifras aumentan alarmantemente según pasan las horas. De hecho, tanto se ha extendido la temida enfermedad desde China hacia el resto del mundo, que incluso ya se ha confirmado un caso en el colegio privado de Santa María de los Rosales, ubicado en el madrileño distrito de Aravaca, y donde las hijas de los Reyes Felipe y Letizia, la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Un miedo extendido que ya toca las puertas del palacio y es que en casa real se ha planteado el problema de un posible contagio propagado que llegue a traspasar a Zarzuela. Y no es descabellado, más ahora que desde la primera familia se ha decidido ofrecer una imagen de tranquilidad y falta de preocupación, permitiendo que las hijas de los Reyes acudan a su centro de estudios sin problemas, a pesar de que un alumno de su colegio ya ha dado positivo por coronavirus y que podrían estar en los pupitres de un nuevo brote de coronavirus en Madrid.

Normalidad ante el coronavirus

La máxima era demostrar que esta pandemia que tiene en jaque al ministerio de sanidad español, así como sus homólogos en el resto de los 109 países afectados por todo el mundo, no es tan preocupante, aunque en otras zonas del país hay colegios que están cancelando las clases para minimizar el impacto del coronavirus entre los ciudadanos.

Este no ha sido el caso de la princesa Leonor y la infanta Sofía, que han hecho oídos sordos a la polémica y el nerviosismo surgido por la expansión del coronavirus, acudiendo este lunes sin mayores problemas a su colegio. Un coche con las lunas tintadas accedía en la mañana de este lunes al colegio privado de Santa María de los Rosales. Las hijas del Rey Felipe y doña Sofía acudían a su centro de estudios acompañadas de un escolta, con el que han entrado directamente al interior de las instalaciones, sin parar a ser fotografiados por los medios que hasta allí se habían trasladado para comprobar que sus famosas alumnas no tenían miedo al contagio del Covid-19.

¿Hay riesgo de contagio para Leonor y Sofía?

Un movimiento esperado, dado que desde el gabinete de comunicación de Zarzuela ya se informó de que la princesa Leonor y la infanta Sofía acudirían sin mayor problema a su colegio. No han alterado su rutina al considerar que no hay riesgo real a un contagio, dado que el único caso diagnosticado con coronavirus en su colegio ha permanecido en aislamiento y se están tomando las medidas necesarias para que individualmente no se expongan al virus. Es decir, lavarse las manos de manera concienzuda cada poco tiempo, evitar el contacto y mantener un espacio de seguridad de al menos un metro con el resto de sus compañeros de colegio.

No se han tomado decisiones más drásticas en su caso, porque es anecdótico. No es el primer caso de coronavirus en un colegio español, de hecho, se han dado numerosos casos entre alumnos y profesores y no se han cerrado sus centros de estudios. A no ser que se propague dentro del centro, no se llevarán a cabo medidas más extremas para frenar el contagio. La princesa Leonor y la infanta Sofía están seguras en su colegio, como el resto de los españoles que continuamos con nuestro día a día, a la espera de un incremento en las restricciones o, por el contrario, una vuelta a la normalidad. Algo, esto último, aparentemente complicado.

La agenda oficial de los Reyes Felipe y Letizia tampoco ha sufrido alteraciones con la propagación del coronavirus por todo el mundo. De hecho, el Rey Felipe ha viajado a Uruguay sin mayores estragos, como así hará a París el próximo miércoles. Los Reyes siguen abriendo las puertas de palacio a recepciones y audiencias, siguen acudiendo a inauguraciones y aniversarios, así como otros deberes institucionales. Eso sí, ahora en las puertas del salón se ofrece gel desinfectante para que todos puedan limpiarse las manos y protegerse así del temido coronavirus.