La hija mayor de los Reyes está pasando unos días en la isla balear con su madre, la Reina Sofía, pero había una causa importante por la que regresar a Madrid.


Hacía tiempo que no veíamos en público a la Infanta Elena , pero ayer mismo reapareció y además en un acto relacionado con el deporte. Para ello ha interrumpido sus vacaciones en Mallorca, adonde viajó la semana pasada para estar unos días con su madre, la Reina Sofía, justo tras la salida de la isla balear de los Reyes y sus hijas.

Embajada de Japón en España.

Doña Elena se desplazó a la Casa Paralímpica de España en Madrid, en calidad de presidenta de honor del Comité Paralímpico Español. Allí presidió a distancia la inauguración de los Juegos Paralímpicos de Tokio junto al embajador de Japón en España y el presidente del CPE, Miguel Carballeda.

Se trata de un pabellón creado para la ocasión en el palacio de los duques de Pastrana de la capital para acercar a los españoles todo lo que acontezca en los Juegos hasta su clausura, el próximo 5 de septiembre. La Infanta quiso apoyar al equipo paralímpico español y desearles todo el éxito posible. Nuestros deportistas siempre nos suelen dar bastantes alegrías.

Embajada de España en Japón.

Fue una ‘inauguración’ en toda regla, incluido un simbólico encendido del pebetero instalado en el recinto, para el que contaron con Antonio Rebollo, el inolvidable arquero paralímpico que lanzó la flecha que prendió la llama en los Juegos de Barcelona de 1992.

La hija mayor de los Reyes Juan Carlos y Sofía lucía un estilismo acorde para la ocasión, con el polo oficial del equipo paralímpico español, pantalones y alpargatas. El vistoso collar y el sombrero eran su aportación personal a la equipación. La Infanta también llevaba la obligada mascarilla, en su caso negra con la bandera de España a un lado. Esta vez Doña Elena llevaba su media melena alisada y en un color más claro.

Embajada de España en Japón.

La Infanta hacía así un pequeño paréntesis en su estancia en Mallorca. Desde que aterrizó en la isla, el pasado 18 de agosto, no ha trascendido ninguna imagen suya en público. Ni sola ni con su madre. Justamente anoche, coincidiendo con la ausencia de su hija, la Reina Sofía volvía a salir a cenar con su hermana y sus mejores amigos a un restaurante de Puerto Portals. También en estos días se ha conocido de las multas por mal aparcamiento que han recibido sus hijos, Froilán y Victoria, durante sus vacaciones en Marbella.

Gtres.

Se espera que Doña Elena regrese a Mallorca para finalizar sus vacaciones junto a su madre. Lo hace tras un intenso periplo durante este agosto, que le ha llevado primero a Abu Dabi, donde estuvo visitando a su padre; y después a las costas de Bidart, en el País Vasco francés, veraneando con su hermana Cristina y la familia de Iñaki Urdangarin. El próximo 3 de septiembre está previsto que la Infanta Elena sea la madrina de un velero turístico en Palma de Mallorca.