El Rey Felipe VI dará un mensaje a la población española el 18 de marzo a las 21 horas tras reunirse con Pedro Sánchez y el Comité de Gestión del Coronavirus.


Felipe VI dará un mensaje a la población española mañana miércoles 18 de marzo a las 21 horas. En un discurso que será retransmitido por televisión, el Rey se dirigirá a los españoles. Lo hará la reunión con el Presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, y el Comité de Gestión del Coronavirus. Una enfermedad que ya afecta a a más de 11.000 personas.

Desde que entró Pedro Sánchez anunciara, el pasado 13 de marzo, la decisión del Ejecutivo de decretar el Estado de Alarma (que entró en vigor el día 16) muchos se han cuestionado la ‘desaparición’ del rey Felipe de la escena pública. Asimismo, muchas voces estaban empezando a pedir su aparición para lanzar un mensaje en una situación de crisis tan grave como la que vivimos en la actualidad.

Se trata del segundo mensaje extraordinario que ofrezca el Rey a los españoles

Será la primera vez que Felipe VI hable en Estado de Alarma. El de mañana será, además, el segundo mensaje extraordinario que dirija a los españoles en sus casi seis años de reinado. El primero fue el 3 de octubre de 2017, durante el desafío de los separatistas catalanes, cuando se celebró un referéndum ilegal. Una situación que ponía en peligro la democracia, por lo que tuvo que intervenir y lanzar un mensaje a la sociedad.

«Desde hace ya tiempo, determinadas autoridades de Cataluña, de una manera reiterada, consciente y deliberada, han venido incumpliendo la Constitución y su Estatuto de Autonomía (…) Esas autoridades han menospreciado los afectos y los sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España», manifestaba en aquel primer mensaje extraordinario desde su despacho en el Palacio de La Zarzuela.

Felipe sigue así el ejemplo del rey Felipe de Bélgica, que ya ha emitido un mensaje a la nación y ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos de su país. «La actitud de todos es esencial, podemos salvar vidas». Eran las palabras del monarca en una declaración institucional difundida a través de los medios de comunicación del país a última hora del pasado lunes.

Es muy probable las palabras de don Felipe sigan la tónica de su homólogo belga. Al fin y al cabo, la ciudadanía reclama un mensaje de cohesión. Y ahora más que nunca ante la incertidumbre a la que nos enfrentamos a nivel global.

El miércoles 18 será, din duda, un día clave en la agenda de Su Majestad. Ese día se reunirá a las 17 horas con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y con los miembros del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus. Forman parte de dicho comité el ministro de Sanidad, Salvador Illa, la de Defensa, Margarita Robles, el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el de Transportes, José Luis Ábalos.

La semana más complicada de su reinado

rey Juan Carlos

El monarca aborda una de las semanas más difíciles de su reinado. A la grave crisis sanitaria y económica que supone el coronavirus se suma la drástica y dolorosa decisión que ha tomado hace apenas 48 horas. El pasado domingo por la noche, la Casa del Rey anunciaba, a través de un comunicado, que renunciaba a la herencia de su padre, Don Juan Carlos, y que le retiraba la asignación anual de los Presupuestos de la Casa del Rey. De este modo se desvinculaba por completo de los supuestos negocios fraudulentos en los que podría haber incurrido el emérito fuera de nuestro país.

Y es que mientras España es asolada por la tormenta del COVID-19, en el interior de Zarzuela es azotada por un verdadero huracán. Don Juan Carlos está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción por recibir supuestamente 100 millones de dólares de Arabia Saudí por la construcción del AVE a La Meca. Según el abogado de su amiga Corinna zu-Sayn-Wittgenstein, Juan Carlos le habría hecho una supuesta donación de 65 millones de euros a la empresaria alemana.

Para más inri, el diario ‘The Telegraph’ señala a Felipe VI como beneficiario de las fundaciones Zagatka y Lucum, dos entidades con sedes en paraísos fiscales. Sobre la primera de ellas, Felipe ha afirmado que desconocía su existencia y su supuesta designación como beneficiario de la misma. Sobre la Fundación Lucum, el rey admite que tuvo conocimiento de la misma en marzo de 2019 y que un mes después, y a través de un despacho de abogados, dirigió una carta a su padre para renunciar a la misma. Por tanto, la iniciativa de Felipe de cortar todo vínculo económico con su progenitor es un ejercicio de responsabilidad que ayuda a salvaguardar la dignidad y reputación de la Corona.

Desde que regresó con Letizia de París, donde rindieron homenaje a las víctimas del terrorismo el pasado 11 de marzo, Felipe y su esposa han mantenido la actividad institucional habitual. Sí han cancelado, de momento, los actos oficiales que tenían fijados en su agenda. A su regreso a Madrid, los Reyes se sometieron a la prueba del coronavirus, ya que Letizia había estado poco antes junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, positivo al Covid-19. El test de los Reyes ha dado negativo.