En el transcurso de una vida se producen inevitables altos y bajos, y Letizia no es ajena a ello. El dolor, los sinsabores y los problemas de toda índole también la han golpeado. Esas cosas no piden permiso para entrar en palacio. Pero si para ella hay un tema especialmente doloroso ese es la muerte de su hermana pequeña, Érika Ortiz, con tan solo 31 años. Aquel 7 de febrero de 2007, la familia Ortiz Rocasolano se vio traspasada por un escalofrío.

La joven había aparecido muerta en su casa de Madrid, que además era el piso de soltera que compró Letizia con sus primeros ahorros, en el barrio de Valdebernardo. Se lo había cedido tras la ruptura de Érika con Antonio Vigo, padre de su única hija, Carla.
No tardó en trascender la terrible realidad: había sido un suicidio. En su funeral vimos a una Letizia destrozada, al límite de sus fuerzas. Allí estuvo apoyándola la Familia Real, su suegro y sus cuñadas (faltó la Reina Sofía por estar fuera de España).

Letizia hermana Erika
SEMANA

Letizia, de riguroso luto, sacó un último atisbo de energía acercándose a la prensa para dar las gracias “a todas las personas que se han sentido apenadas por la muerte de mi hermana pequeña”, acertó a decir, agarrada del brazo de Don Felipe. En ese instante no pudo más y rompió a llorar. Letizia nunca se ha mostrado más ‘humana’ y vulnerable. Y todo el mundo pudo empatizar con su dolor.

Traición desde dentro

En La Zarzuela también estaba lidiando con la tensión con el Rey Juan Carlos, quien no ocultaba cierto desapego por su nuera. Demasiado lista, demasiado protagonista. Una periodista ‘infiltrada’. Se dijo que comentó que Letizia se iba a ‘cargar’ la monarquía… Ironías del destino.

Juan Carlos Letizia
SEMANA

Lo cierto es que Letizia no ha cometido grandes deslices. Si acaso, aparte del rifirrafe con Doña Sofía en Palma, tenemos que señalar aquel mensaje privado que se filtró en apoyo de Javier López Madrid, cuando este fue imputado por un posible caso de corrupción y que antes había sido condenado por las tarjetas black de Bankia.  “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!)”. Aquel “compiyogui” ha quedado en los anales.

Por otro lado, también salían a la luz testimonios a través de una parte de su familia. Su tía paterna, Henar Ortiz, se ha proclamado abiertamente como “republicana”, llegando a criticar actitudes del Rey Felipe y sin disimular el distanciamiento con su sobrina.

Letizia primo
SEMANA

Uno de los primos de Letizia, David Rocasolano, abogado y escritor, se desmarcó en 2013 publicando un polémico libro, ‘Adiós, princesa’, en el que no hacía un retrato muy favorable de ella. Pero las traiciones se pagan y todo aquel que ha traspasado esa delgada línea roja ha sido excluido de su círculo de confianza.