Bruno Gómez Acebo, uno de los hijos de la infanta Pilar, ha reconocido a su llegada al hospital que su madre "está muy malita la pobre". Ha coincidido en la Rúber Internacional con toda su familia, que hace piña en la habitación


La preocupación por la infanta Pilar ha aumentado en la mañana de este miércoles, hasta el punto en el que se teme por su vida. Así lo aseguran a SEMANA fuentes cercanas a la familia, horas antes incluso de que toda la familia se personase en la clínica Rúber Internacional de Madrid para estar a su lado en tan delicados momentos. La familia al completo se encuentra en estos momentos al lado de la duquesa de Badajoz, con el anhelo de que se recupere y que la preocupación mostrada también por los médicos que llevan su caso se disipe.

Bruno Gómez Acebo, hijo de la infanta Pilar, ha acudido visiblemente preocupado a ver a su madre. Allí, los medios se han interesado por conocer cómo se encuentra la hermana del Rey Juan Carlos, ante tanto revuelo de la familia. Ante las preguntas, tan solo se ha limitado a reconocer la gravedad de la situación, reconociendo que “mi madre está muy malita, la pobre”, confesaba sin querer pararse a atender a los medios.