Segunda etapa de su gira por España: los Reyes Felipe y Letizia aterrizan en las Baleares para acercarse al pueblo tras la pandemia. Pero no pasan por Marivent…


El pasado martes 23 de junio los Reyes Felipe y Letizia daban el pistoletazo de salida a lo que será su larga gira de verano por toda España para apoyar la recuperación tras lo peor de la pandemia del coronavirus. Su objetivo es ambicioso y les llevará por todos los rincones del país. Por ahora, las primeras etapas han sido muy amables para ellos. Abrían en Canarias y hoy han aterrizado en las Islas Baleares, si bien su visita se centrará solo en Mallorca. Sí, su querida isla, en la que cada agosto recalan para disfrutar de lo que se conoce como «vacaciones oficiales» de la Familia Real. Esta vez será más breve, de apenas unas horas entre la mañana y la tarde, en las que concentran un buen número de actividades.

Sus Majestades han sido recibidos en las Baleares por las autoridades, empezando por su presidenta, Francina Armengol, con la que se han reunido en el hotel Iberostar Cristina. A los Reyes también les acompañaba la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

En la terraza del establecimiento, los Reyes han mantenido una audiencia con los responsables de la patronal empresarial balear CAEB, de los sindicatos UGT y CC.OO y de las asociaciones y federaciones hoteleras de Mallorca, Menorca y Eivissa-Formentera. Se ha producido una situación curiosa al sentarse todos, respetando la distancia de seguridad, y los Reyes quitarse la mascarilla para poder hablar y respirar sin problemas.

Después Don Felipe y Doña Letizia se reunían con las autoridades mallorquinas, con sindicatospatronales, la Red para la inclusión Social EAPN Baleares y los círculos de economía de Mallorca y Menorca.

El momento más relajado de esta etapa ha sido, sin duda, el paseo por la Playa del Arenal, situada entre los municipios de Llucmajor y Palma de Mallorca. Un momento que recuerda a lo ya vivido en el paseo por la playa de Las Canteras, en Gran Canaria, donde tuvieron oportunidad de intercambiar algo de charla con la dueña de un local de restauración (donde les ofrecieron jamón) y con los bañistas que se relajaban en la arena. Si bien esta vez ha sido algo menos multitudinario y espontáneo.

En el mismo paseo han visitado también el hotel Riu Concordia, donde su director les ha explicado los protocolos sanitarios y de contingencia para garantizar la seguridad de los turistas que ya comienzan a llegar a la isla.

Con unas temperaturas espléndidas, los Reyes lucían vestimentas de verano. Don Felipe, sin corbata, con una chaqueta clara y pantalones de algodón; y Doña Letizia con un vestido de estampado floral verde de Maje, con bajo asimétrico, que estrenó hace casi un año. Por cierto, de nuevo con alpargatas de cuña con plataforma, como en Canarias, perfectas para una intensa jornada sin acusar el cansancio.