El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, ha sido ingresado en un hospital de Londres, tal y como ha informado el palacio de Buckingham, sin ofrecer mayores detalles


El marido de la reina Isabel II de Inglaterra, el duque de Edimburgo, ha sido ingresado en la mañana de este viernes en un hospital de Londres. A sus 98 años, su salud es muy delicada y lleva varios meses dando quebraderos de cabeza a su familia, preocupados por su declive de los últimos tiempos. Sea como fuere, el aristócrata británico ha sido ingresado de nuevo en un centro médico de Londres, tal y como han informado desde el propio palacio de Buckingham.

El duque de Edimburgo ha sido trasladado al hospital londinense del Rey Eduardo VII. Lo ha hecho para recibir tratamiento de una dolencia que ya arrastraba desde hacía mucho tiempo, aunque desde el gabinete de prensa de la familia real británica han preferido no dar más detalles sobre lo que le sucede el marido de la Reina Isabel II, dejando la causa de su hospitalización en el aire. Algo que, por otro lado, ha añadido más preocupación al asunto.

En el escueto mensaje que desde palacio han hecho llegar a los medios y a su pueblo tan solo se recoge que el duque de Edimburgo debe ingresar en el hospital londinense “como medida de precaución y por consejo del médico de su alteza real”. A sus 98 años, su vida corre peligro y preocupa no solo a su familia, sino que ahora también a todo el pueblo británico.