La esposa de Eduardo de Inglaterra aterrizó en Sudán del Sur y nada más llegar cumplió con el protocolo... ¡con el termómetro!


El mundo está preocupado por el coronavirus. Es un hecho. Y es un problema sanitario que cada día afecta a más personas y más países. También ha llegado, de un modo a otro, al ámbito de realeza. Y en concreto a la británica. Según se ha conocido en las últimas horas, Sophie de Wessex, esposa del príncipe Eduardo de Inglaterra, se ha sometido a una prueba para ver si se ha infectado.

La condesa de Wessex llegó ayer a Sudán del Sur para iniciar una visita oficial en representación de su suegra, la reina Isabel. A su llegada se encontró de cara con el asunto. Tanto Sudán como otros países africanos han acordado llevar a cabo mediciones de temperatura a los visitantes extranjeros y Sophie no tuvo inconveniente en adaptarse a los protocolos internacionales.

Así relataba en su cuenta de Twitter el embajador de la Reina para dicho país, Chris Trott, la experiencia de la condesa nada más aterrizar : «Encantados de dar la bienvenida a Su Alteza Real la condesa de Wessex a Sudán del Sur en su apoyo a la participación femenina y los esfuerzos por prevenir la violencia de género. Como todo el mundo, ¡su primer encuentro ha sido con el termómetro!«.

Sophie de Wessex tuvo que seguir la pauta de tantos otros y no se libró por ser ‘royal’, por supuesto. Aunque la Oficina del ministerio de Asuntos Exteriores y la Commonwealth ha recomendado a los ciudadanos británicos que eviten viajar a dicho país, la mujer del príncipe Eduardo ha preferido seguir adelante con su agenda.

Sophie se va a reunir con supervivientes de la violencia de género y conocerá el impacto de la guerra en el país especialmente sobre mujeres y niñas. Además dará una conferencia ante sobre varios proyectos de igualdad de género y se reunirá con mujeres políticas.

wessex

La condesa se ha convertido en uno de los miembros más activos de la Familia Real británica, aunque también de los menos conocidos fuera de sus fronteras. Aunque llegó a ser comparada con Diana de Gales (por físico y espíritu humanitario), su perfil ha sido mucho más discreto. Sin embargo, aseguran que es la nuera favorita de la reina Isabel, quien le ha confiado numerosas causas que antes ella misma patrocinaba.

Sophie de Wessex, de 55 años, se casó en 1999 con Eduardo de Inglaterra y tienen dos hijos: Lady Louise, de 16 años; y Jacobo, vizconde de Severn, de 12.