Los últimos movimientos de la reina Isabel II están siendo mirados con lupa después de que hace dos semanas se anunciara su positivo en Covid. En medio de estos días, la monarca ha tomado una decisión de lo más significativa: no volverá al Palacio de Buckingham. Así, la soberana se quedará a vivir en el castillo de Windsor, donde se trasladó al inicio de la pandemia junto a su marido, el fallecido duque de Edimburgo.

La reina Isabel II muere amiga
Foto: Gtres

La reina Isabel II se queda de forma permanente en el castillo de Windsor, que hasta hace dos años tan solo era su residencia de fin de semana y que utilizaba para pasar unos días en Semana Santa. Así, la monarca dice adiós al Palacio de Buckingham donde ha residido la mayor parte de su reinado. Tal y como informa ‘The Sunday Times’, la madre del príncipe Carlos seguirá trabajando desde casa y se espera que reúna a dignatarios y funcionarios en su casa de Berkshire. De la misma forma, se especifica que la Casa Real reducirá los viajes de la Reina después de que, entre bromas, llegara a asegura que le era difícil moverse.

La reina Isabel II se mudó a Windsor de forma temporal con el inicio de la pandemia junto a su marido. Un periodo de tiempo en el que ambos pudieron pasar tiempos juntos y en donde la pareja pudo «redescubrir la felicidad de sus primeros años juntos». Aunque no se ha especificado los motivos exactos de esta decisión, esto se podría deber a las obras de restauración que se están llevando a cabo en su residencia de Londres y que están previstas que finalicen en 2027. Además, tal y como publica el diario británico, su residencia de Windsor está cerca de dos de sus cuatro hijos. El príncipe Andrés vive en Rowe Lodge, en la finca de Windsor. Mientras que el príncipe Eduardo y su mujer, Sofía de Wessex, se encuentran a tan solo 16 kilómetros de distancia en Bagshot Park. De la misma forma, se cree que los recuerdos que ha construido junto a su marido en su residencia estival también ha propiciado esta decisión.

La reina Isabel II quiere conocer a la hija de Meghan Markle y Harry

Al mismo tiempo que conocíamos esta noticia, se ha hecho pública la desesperación de la reina Isabel II por conocer a su bisnieta, la hija del príncipe Harry y Meghan Markle, a quien solo conoce a través de videollamada. Una situación que de momento no podría darse debido a que el hijo del príncipe Carlos está redactando una demanda contra el Gobierno británica por negarse a ofrecerle protección oficial cuando viaje a Reino Unido.

Cuando tomaron la decisión de dar un paso atrás dentro de la Familia Real británica, la reina Isabel II acordó que su nieto y su mujer, Meghan Markle, perderían el acceso a la protección policial de la que goza todos los miembros de la Casa Real. Sin embargo, con el deseo de volver a su país, el príncipe Harry no está dispuesto a ceder y ha amenazado con demandar al Gobierno si considera que su esposa y sus hijos no están seguros en Reino Unido. Según publica en exclusiva ‘Daily Mail’, el hijo del príncipe Carlos ha emprendido acciones legales contra el Gobierno por su decisión de retirarle la seguridad policial en Reino Unido puesto que considera que esta inseguridad dificulta su vuelta a su país.

Este movimiento se debe al deseo del príncipe Harry de regresar de visita a su país junto a sus hijos, el pequeño Archie y Lilibet. Sin embargo, según se especifica, su familia «no pueden volver a su casa» porque es demasiado peligroso para ellos. El hijo de Diana de Gales también hace hincapié en que su equipo de seguridad privada en Estados Unidos no tiene la jurisdicción adecuada en el extranjero ni acceso a la información de inteligencia del Reino Unido que se necesita para mantener la seguridad de los Sussex.