La reina Isabel recibe un regalo de lo más emotivo y romántico: una nueva rosa con el nombre de su marido, justo para celebrar su centenario.


Hoy 10 de junio es una fecha señalada para la familia Windsor. Hoy habría cumplido 100 años Felipe de Edimburgo, el que ha sido esposo de la  reina Isabel  durante 73 años. El príncipe falleció el pasado 9 de abril en Windsor dejando un «enorme vacío» en todos ellos, pero en especial en su viuda. Hoy sin duda tendrá un emocionado recuerdo en su corazón para él, cuando hubiera alcanzado una edad tan magnífica. De momento, la soberana ha reaparecido con un significativo (y romántico) detalle en su honor.

Gtres.

La Real Sociedad de Horticultura, de la que la monarca es la presidenta, ha acudido al castillo de Windsor, donde Isabel II ha residido en el último año, para entregarla en mano un ejemplar de una rosa que han denominado «duque de Edimburgo» en honor del consorte más longevo de la historia de la realeza británica.

«ES PRECIOSA»

Se trata de una flor de color rosa intenso, que ha sido un emotivo regalo para la reina, quien al recibirla afirmó: «Es preciosa».

Además tiene un trasfondo solidario, pues por cada rosa de este tipo que se venda al público, a un precio de 2,50 libras cada una, se destinará a la Fundación Legado del duque de Edimburgo (fundada tras su muerte), y enfocada en proyectos destinados a ayudar a un millón de jóvenes, siendo uno de los muchos que patrocinó durante su larga y fructífera vida oficial.

rosa duque de edimburgo
Gtres.

La reina Isabel acompañó a los portadores de tal flor hasta el Jardín Este de Windsor, donde la propia soberana indicó dónde debía plantarse. Eligió un lateral en el que crecen otras rosas de diversos tonos y procedencias. No es un lugar al azar, pues esta terraza la ayudó a diseñar el propio Felipe de Edimburgo, quien además encargó una fuente de bronce con forma de loto como elemento central.

Gtres.

«Estamos emocionados de introducir esta nueva rosa conmemorativa para recordar la distinguida vida del duque de Edimburgo», señaló Philip Harkness, director de Harkness Roses, en un comunicado publicado en la página web del Premio Duque de Edimburgo.

Sin duda cuando la reina Isabel pasee por allí podrá disfrutar del color y el aroma de la rosa más especial de su jardín en memoria de su querido esposo, quien además reposa muy cerca de allí, en la Bóveda Real de Windsor. Más abajo, todas las fotos del momento.